LA MANIPULACIÓN DE LA “VERDAD CIENTÍFICA” Y SU RELACIÓN CON LA BIOÉTICA.

                 (Conferencia. Antiguo Instituto Jovellanos de Gijón)

                                       4 DE FEBRERO DE 2016

ESTRUCTURA GENERAL:                                                            

  1. La “verdad científica” en la práctica cotidiana en los Juzgados y Tribunales (origen y punto de partida de las reflexiones del conferenciante)
  1. La “verdad científica” en los medios de comunicación, en los temas que preocupan a escala nacional y mundial y su incidencia en las decisiones que se adoptan, con consecuencias de muy variada índole, destacando la económica. Prejuicios y errores. Las informaciones que se divulgan y las que se ocultan. El silencio ¿voluntario? de los que  sí conocen profundamente los temas y de los científicos expertos en diferentes materias. El silenciamiento ¿forzado? de los científicos investigadores por los científicos mediáticos. Algunas preguntas que merece la pena  plantearse.
  1. Traslación de las ideas, preocupaciones, dudas y conclusiones que se desprenden de todo lo que antecede al campo de la Bioética. La utilización de la “pátina científica”  de los expertos en Bioética como argumento para justificar la aparente respuesta “técnica” a muchas cuestiones que, en realidad, solo responden a planteamientos ideológicos y a criterios, opiniones e, incluso, prejuicios personales. El problema del daño que puede causar la defensa, sin el correspondiente análisis o crítica libre, de lo que en cada momento se estima  que es  lo “políticamente correcto”.

Me gustaría iniciar la presente exposición dejando sentadas tres premisas:

La primera es que, a pesar de lo que vayan Vdes. a escuchar, y de las conclusiones que obtengan y opinión que puedan formarse al respecto, en ningún momento he tenido la intención de poner de manifiesto mi forma personal e íntima de pensar en relación a las cuestiones que les voy a plantear. Sería absurdo y es evidente que faltaría a la verdad si les dijera que no tengo una opinión sobre los problemas a los que hago referencia (¡claro que la tengo!), ni una ideología ni una teoría personal acerca de lo que es el ser humano y su lugar en el mundo, o respecto del sentido último de la vida, el medio ambiente, la política española y mundial, la función de los medios de comunicación, la economía y hasta del futuro de la humanidad, pero ni me voy a definir  ni creo que deba hacerlo, sobre todo porque creo que Vdes. no  han venido aquí para eso.

La segunda es que la “constante duda” y la puesta en tela de juicio tanto de argumentos como de “verdades” que se dan por admitidas casi universalmente (pero que, si se analizan en profundidad, se comprobará que tienen unos cimientos muy endebles) será el eje en torno al que intento que gire  esta conferencia. El adagio latino “De omnibus dubitandum est”, que fue seguido por Descartes en su método fundado en la “duda metódica”; también por Sören Kierkegaard, que tiene una obra póstuma con ese título, y hasta por Carlos Marx,  que la adoptó como lema favorito, también se ha convertido en una de las guías personales que utilizo en el análisis de cualquier asunto.

De todas formas, tampoco debe perderse de vista que el utilizar como guía la idea de que “hay que dudar de todo”, no garantiza que, por el hecho de dudar, las conclusiones a las que se llegue sean más fiables, ni tampoco que la persona que mas dude sea la que mas acierte en sus conclusiones y decisiones, ya que el acierto o la equivocación dependen de muchos factores. A este respecto, creo que resulta adecuado reseñar el comentario que hace el catedrático de Filosofía del Derecho D. Manuel Atienza Rodríguez -con el que, por cierto, compartí los cinco años de la licenciatura en Derecho en la Universidad de Oviedo- en la introducción a su obra “Marx y los derechos humanos” (Editorial Mezquita, Madrid, 1983, pg. 22) donde dice lo siguiente: “…Al fin y al cabo, si Marx adoptó  como su lema favorito la frase “hay que dudar de todo”, no veo ninguna razón por la que no debamos dudar también de él…”. O sea que, pese a que intentaré ser lo mas claro y convincente posible en los casos y ejemplos que utilizaré, así como en extraer las consecuencias que estimo se puede obtener de ellos, será bueno que también Vdes. pongan  en duda todo lo que les voy a contar, y que extraigan de  los supuestos que les expongo, así como de las diversas razones y justificaciones que utilizaré en defensa de mis teorías, sus propias conclusiones.

Y la tercera premisa la integran unas frases que, evidentemente, tengo que reconocer que están sacadas de contexto y que las aplico con finalidad distinta de la que pretendía quien las escribió, incluso quien las pronunció; pero resulta tentador incluirlas en una conferencia en que se pretende desterrar el conformismo con lo que, por diferentes motivos, se está aceptando sin más. “…No penséis que he venido a poner paz en la tierra; no vine a poner paz, sino espada. Porque he venido a separar al hombre de su padre, y a la hija de su madre; y a la nuera de su suegra, y los enemigos del hombre serán los de su casa…”. Naturalmente, se habrán dado cuenta de que estas frases aparecen en los versículos 34 a 36 del Evangelio según San Mateo, 10.    

La “verdad científica” en los Juzgados y Tribunales

El punto de partida de las reflexiones que componen esta conferencia lo constituye el  constatar, en mi actividad cotidiana como Juez, que muchos de los informes que se incorporaban a los expedientes que tenía que estudiar para dictar sentencia me dejaban en una situación de incomodidad que no podía ser solucionada por el simple procedimiento de obviarlos, esto es, de no hacerles el menor caso y fundamentar la resolución en otros que me resultaran mas convincentes…pero podía suceder que no hubiera mas informes, o que los demás también fueran poco consistentes, y las leyes no siempre permiten al Juez recabar mas informes.

Por otra parte, los conocimientos científicos -si es que se les puede llamar así- de que dispone un Juez son, normalmente, los que haya podido adquirir durante el bachillerato, o “motu proprio” si tiene curiosidad por alguna materia concreta y profundiza en su estudio. Pero de lo que no hay duda es de que, por mucho que pueda estudiar por su cuenta, mejorando sus conocimientos, es imposible llegar a saber de todo, ni siquiera conseguir a saber un poco de todo o de casi todo…y, sin embargo,  hay que decidir, hay que dictar sentencia, y muchas veces el disponer de un informe pericial adecuado es esencial para que la sentencia cumpla el objetivo de “hacer justicia”, lo que no es fácil lograr.

En un artículo publicado en el nº 15 de la Revista “Considerando”, del Ilustre Colegio de Abogados de Lucena, en Córdoba, de octubre de 2014, bajo el título “PRUEBA PERICIAL: ENTRE LA VERDAD CIENTÍFICA Y LA VERDAD JUDICIAL”.del que somos autores D. Guillermo García-Baragaño Roda y quien ahora les habla, desarrollamos mas detalladamente el  tema, por lo que me limito a hacer la pertinente cita por si alguien tuviera interés en ampliar la información en este aspecto, ya que no es posible extenderse mas en la presente conferencia, por razones obvias. 

En dicho artículo, intentamos valorar hasta qué punto el Juez debía buscar la verdad  en un proceso civil, reflexionando acerca de lo que estaba ocurriendo en la práctica diaria de los Juzgados, y tomando como punto de partida la siguiente pregunta: ¿Son siempre veraces los informes que se presentan, y la única razón de las discrepancias que se  aprecian entre dictámenes relativos al mismo hecho u objeto se debe únicamente a criterios técnicos o científicos?...¿o responde la falta de veracidad a otros motivos ajenos a lo científico?. Llegamos  a la conclusión de que “…la posibilidad de que en un proceso judicial venza la verdad científica expresada en un informe pericial se incrementa en relación directamente proporcional a la calidad de los CONTROLES que aplica el Juez sobre dicho informe a la hora de valorarlo…”. Mas que en las conclusiones en sí, ese control incide en el análisis del método seguido por el perito (o sea, el “científico”), en la lógica argumental que se desprende globalmente de cada informe, en las bases del razonamiento de su autor, y ahí es donde -curiosamente- se pueden descubrir muchos de los “talones de Aquiles” que aquejan a dichos informes.        

De entre los casos que he resuelto en  el año 2015, seleccioné tres que pueden servirnos ahora para ilustrar lo que estoy diciendo acerca de la prueba pericial. Evidentemente, no puedo facilitar datos personales ni de los litigantes ni de los peritos intervinientes, y hasta prefiero no indicar siquiera el número de cada uno de esos tres expedientes, porque ni quiero ni puedo correr el riesgo de que alguien  llegara a identificarlos.

Piensen que no es raro que a lo largo de cada semana, tenga que leer entre diez y doce informes periciales, o sea, entre cuarenta y cuarenta y ocho al mes, en su gran mayoría valorando lesiones y secuelas en accidentes de circulación, por lo que comprenderán la gravedad del problema, y también la trascendencia económica del mismo:

I.- Caso juicio ordinario nº xxx/2014.-

     Se trata de determinar la causa de los importantes daños sufridos por vehículo de gran tamaño, integrado por una cabeza tractora y un semirremolque basculante. La avería afectaba al cilindro hidráulico que sujeta la caja basculante.

   Según el Perito (o sea, el técnico) que emitía informe a instancia de la parte demandante -o sea, quien había comprado el vehículo que resultó averiado-  cuya titulación era de  Ingeniero Superior Industrial, “…El siniestro se produce porque el cilindro hidráulico que sujeta la caja basculante del semirremolque se desencaja del sistema de elevación. Este equipo de fuerza hidráulica, según sus especificaciones técnicas…tendría que estar tarado a una presión máxima de 170 bar(pero)…el día del siniestro…estaba trabajando a 2,31 veces mas de presión (392,27 bar) que la máxima autorizada por el fabricantelo que desencadenó, por fatiga de los materiales, la rotura del cilindro…”. Esto supone que la empresa que vendió el vehículo no habría ajustado la presión y que, por tanto, debería responder ante el comprador, asumiendo el coste de la reparación que, solo por daños materiales, ascendía a casi 18.000 €.

  En cambio, según el Perito que emitía informe a instancia de la parte demandada -–o sea,  de quien vendió el vehículo- igualmente Ingeniero Industrial, sostiene que “…Un buen mantenimiento de la maquinaria y revisiones periódicas, así como la instalación de una válvula de seguridad, como manda la legislación vigente, en el semirremolque podría haber evitado el accidente sufrido…”

¿Saben cual es el problema esencial en este caso, a la hora de tratar de estudiar la verdadera causa del siniestro: pues que NINGUNO de los dos peritos pudo ver ni analizar la botella hidráulica, pues la parte demandante NO CONSERVÓ la pieza dañada, ni siquiera para que la viera su propio perito; y por tal motivo no se podía ni determinar si hubo sobrepresión (porque, según he podido saber, la sobrepresión deja huellas). Los técnicos solo pudieron ver fotografías de la pieza, que eran a todas luces insuficientes para determinar la causa. Yo he dictado sentencia en esa causa desestimando la pretensión de la parte actora, esto es, de la compradora del vehículo dedicado al transporte, pero no porque no creyera al perito de la parte actora y sí al perito de la parte demandada, sino porque el artículo 217 de la Ley de Enjuiciamiento Civil obliga a absolver al demandado cuando las dudas acerca de hechos esenciales para determinar, por ejemplo, la existencia de una responsabilidad contractual, no han sido despejadas. En  consecuencia, hice lo que me ordena la ley, pero no he llegado a saber cual fue la causa de la costosa averíaSin embargo, cada perito emitió un dictamen que se ajustaba a los intereses de su cliente y cobró por ello la correspondiente minuta, y lo que es evidente es que uno de los dos se equivocaba, sin que se pueda descartar que incluso los dos estuvieran parcialmente equivocados. Y digo que uno de ellos “se equivocaba” porque no quiero decir -ni tenía motivos suficientes para creerlo- que estaba faltando a la verdad de manera consciente: de haber tenido esa certeza, el asunto podría haber acabado en manos del Juez de Instrucción de Guardia.

Pero, desde la perspectiva de un profano en temas como el discutido en ese procedimiento, lo que mas me sorprende es que alguien se atreva a emitir dictamen sobre un hecho sin haber podido examinar la pieza esencial que, adecuadamente estudiada, habría revelado mucho mejor -y quizás sin margen apreciable de duda- qué fue lo que realmente sucedió. En consecuencia y en mi opinión, ambos informes periciales se han basado en hipótesis indemostrables.                             

II.- Caso juicio ordinario nº xxx/2015.-

Es uno de los supuestos más habituales y rutinarios en los juicios derivados de accidentes de tráfico.

Se trata de un accidente de circulación en el que una pareja reclama a la aseguradora del vehículo que colisionó con aquél donde ellos viajaban la correspondiente indemnización por lesiones y secuelas. Es el clásico supuesto de  impacto por alcance o colisión con la parte trasera del vehículo que precede al que golpea.

    El perito del matrimonio demandante es Médico especialista en traumatología, e hizo un seguimiento de la evolución del proceso curativo. Fijó el número de días necesarios en alcanzar la curación, y valoró las secuelas,   estableciendo que el hombre había sufrido una agravación de su artrosis cervical previa, valorándola en 5 puntos, y las de la mujer las calificó de  “cervicalgia postraumática” (valorada en 4 puntos), y lumbalgia postraumática (valorada en 2 puntos), o sea, un total de 6 puntos.

  El perito de la aseguradora es Médico SIN especialidad en traumatología,  y aunque admite que hubo un proceso curativo (mas corto que el señalado por el médico de los codemandantes), niega que haya secuelas, es decir, que sostiene que tanto el hombre como la mujer curaron de sus lesiones sin que les haya quedado problema o padecimiento alguno.

 En este pleito se designó un perito judicial, otro Médico con varias especialidades pero NO traumatólogo, que, tras explicar sus argumentos,  en el caso del hombre afirma que sufre una agravación de artrosis vertebral previa, valorándola en 2 puntos, y en el caso de la mujer sostiene que sufre algias vertebrales postraumáticas sin compromiso radicular, valorándolas en 3 puntos.

Abstracción de cual sea la puntuación que haya que conceder o reconocer a los lesionados por las secuelas -cada punto supone una cantidad de dinero determinada, según la edad del lesionado y el número global de puntos, y hay que multiplicarla por el número de puntos que se reconocen-, es una realidad práctica incontestable y constatada en cada sesión de juicios que celebró los lunes, miércoles y viernes, que suele ser el perito que informa por encargo de la aseguradora es el que acaba fijando los valores mas bajos tanto en el número de días de baja como en la importancia de las secuelas -es el caso que les propongo, es el único médico que niega que haya secuelas-. No digo que, por definición, eso sea incorrecto, ni tampoco que los demás peritos (o sea: los técnicos o científicos que intervienen en el litigio en razón a sus conocimientos en determinada materia, tales como medicina, ingenieria, etc, para ilustrar al Juez en materias que desconoce, pero a instancia de la parte que reclama) tengan razón o merezcan mayor credibilidad: me limito a constatar algo que puede advertir el observador menos avispado, del mismo modo que tampoco se puede negar que en algunas reclamaciones de indemnización  he podido constatar inequívocos intentos de defraudar a la aseguradora, prolongando indebidamente el período de curación y consolidación de las secuelas, exagerando la importancia de dichas secuelas o atribuyendo la génesis de las mismas al siniestro objeto de análisis en el juicio, cuando se ha podido acreditar por otras vías, por ejemplo, que determinada secuela no es algo que haya surgido “ex novo”, sino que el lesionado tenía claros y sólidos antecedentes derivados de una lesión o patología previa. Me viene a la memoria un caso en que se estaba reclamando por una secuela afectante a una rodilla, que teóricamente estaba “perfecta” hasta el día del accidente, y en el que por medio del estudio del historial médico del paciente se comprobó que  ya había sido objeto de una intervención quirúrgica -no recuerdo el motivo- bastante tiempo antes del accidente. Tampoco recuerdo otros particulares del caso, motivo por el cual no intenté localizarlo en el archivo de mi Juzgado para exponerlo como ejemplo de manipulación, pero me atrevo a afirmar que seguramente había en su interior un informe médico, elaborado por un profesional, que había “obviado” fijar su atención en aquella patología previa. Cabe la posibilidad de que el paciente hubiera engañado al médico, negando la existencia de problemas previos en la rodilla, pero con una mínima diligencia profesional, o sea, la que tuvo el abogado de la parte contraria para solicitar la remisión del historial médico del demandante, podría haber pedido a su cliente una copia de su historial, para evitar incurrir en un “error” -prefiero denominarlo así- de esa gravedad.

III.- Caso Procedimiento de ejecución nº xxx/2011.-

En este caso, la discusión surge en relación al valor de cada una de las participaciones sociales de una empresa a efectos de subasta. Es necesario calcular el valor de la empresa para, dividiendo el mismo entre el número de participaciones sociales que integran su capital, obtener el valor de una participación social.

El perito designado por el Juzgado, Economista, atribuye a la empresa un valor de casi 1.800.000 €,y al paquete de participaciones sociales objeto del informe para subastar un valor muy próximo a 600.000 €.

El perito designado por la parte, Economista-Auditor de cuentas, fija el valor  de la empresa en poco mas de 500.000 €, y el del mismo paquete de participaciones en menos de 200.000 €.

La diferencia es muy importante, pero resulta que, desde un punto de vista práctico debe destacarse que una menor valoración del precio del paquete de participaciones sociales permitiría que determinada persona o personas interesadas en la adquisición acudieran a la subasta del mismo, mientras que la fijación de un precio mas elevado alejaría a esas personas de la subasta, ya que no podrían alcanzar el precio, y quizás la subasta quedaría desierta. Creo que no hacen falta más explicaciones, porque ustedes comprenden suficientemente la situación planteada. El Juez carece de conocimientos para efectuar esa valoración económica, y es preciso ratificar aquella valoración que se ajuste mas a la realidad y a precios de mercado, NO la que convenga en cada momento y a cada eventual comprador. Insisto en que no se descarta que, si la venta en subasta se pretende hacer por la cantidad mas elevada -que es la que yo estimé correcta en este asunto-, la misma quede desierta, que nadie quiera comprar las participaciones sociales y que la situación sea peor que lograr una venta por menor precio del valor real…pero eso, esto es, lo que suceda o no en una subasta, y que se llegue a vender o no determinado bien, queda fuera de la esfera competencial del Juez, que debe emitir la resolución que proceda y se ajuste mas a las normas legales.

Como pueden ver, moverse entre estas verdaderas “arenas movedizas” es algo que el Juez Civil tiene que afrontar a diario. Les podría hablar de muchas mas cosas, tales como de informes periciales de Arquitectos que negaron que un edificio estuviera en ruinas -con su informe, se pretendía contrarrestar una demanda resolutoria de los contratos de arrendamiento antiguos planteada por la propiedad (los regulados por el texto refundido de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964) y en que tuve la suerte de acertar rechazando su criterio, porque el edificio, una noche, se vino al suelo estrepitosamente,  sin que (milagrosamente) ni una sola persona resultara herida.

Y, consecuencia de toda la experiencia acumulada -que no de mis personales conocimientos científicos, pues estos siguen siendo muy limitados-, se acaba grabando en la mente del Juzgador la idea de que no queda más remedio que actuar con mucha prudencia y prevención ante cualquier informe pericial, analizando cómo se ha ido gestando el mismo, cuál ha sido la metodología seguida por el perito, cuál es la formación concreta del propio perito -si se ha facilitado esa información-, siendo imprescindible comparar y contrastar los informes periciales que aparecen enfrentados para intentar obtener alguna luz de sus contradicciones y explicaciones, porque los intereses que están en juego en cada asunto tramitado ante los Juzgados de Primera Instancia (es la “atalaya”  desde la que contemplo todo lo que les voy exponiendo) utilizan los argumentos e informes científicos para vestir adecuadamente una pretensión y hacerla mas creíble. La prueba de ello es que NADIE va a presentar en juicio un informe que contradiga los propios intereses, aunque haya sido confeccionado por el mayor experto mundial en una materia, porque NO le conviene. 

Supongo que pensarán que es algo absurdo que la única persona interviniente en el juicio y que carece de conocimientos científicos es quien, al final, va a decidir qué parte tiene razón -o que parte tiene más razón que la otra- en procedimientos donde la presencia de informes científicos o técnicos es necesaria e, incluso, imprescindible, porque sentenciar conlleva decantarse a favor de un criterio científico y en contra de otro. Si les digo la verdad, yo pienso lo mismo; pero sucede que así son las cosas y es así como funciona nuestro sistema, y supongo que muchos otros sistemas.

PERO HAY OTRA CONSECUENCIA derivada de esta experiencia acumulada, que en realidad hace poco y de forma indirecta les adelanté, y pienso que fue la razón que me impulsó a responder afirmativamente al Dr. D. Marcelo Palacios cuando me propuso dar esta conferencia: que la desconfianza, como  pauta o norma de actuación, se acaba instalando de manera definitiva en la mente del Juzgador -y se que no es algo que me haya sucedido solo a mí, no soy tan especial-, por lo que tiendo a acabar poniendo en duda todo cuanto tiene un soporte  directo o indirecto en una “opinión científica” o pretendidamente científica que se difunde intensamente, casi de igual manera que la propaganda relativa a los premios literarios, que anuncian el nacimiento de obras maestras y casi siempre acaban ofreciendo la nada. Encuentro igualmente significativo en dichos informes tanto lo que se dice como lo que sospecho que se calla, e igualmente el silencio de aquellos en quienes se presume un determinado nivel de conocimientos en el campo de la ciencia y que deberían haber sido consultados o que, “motu proprio”, podrían haber saltado a los medios de comunicación para desmentir determinadas afirmaciones o, al menos, para poner en su verdadero sitio las “verdades” científicas que, por motivos diversos (algunos espurios) inundan las páginas y pantallas de los referidos medios de comunicación, que se acaban convirtiendo en medios de adoctrinamiento.

Por tanto, vamos a continuar con la “progresión argumental” anunciada desde el principio de la conferencia y que acabará conectando las reflexiones paulatinamente expuestas con los temas de Bioética a los que acabaré haciendo referencia.

Corresponde ahora examinar diversos pronunciamientos científicos que se han divulgado intensamente en los últimos años, y que provocaron reacciones de singular importancia incluso a nivel mundial; y también otros hechos, algunos de repercusión exclusivamente nacional, donde ha brillado el silencio de quienes disponían de medios suficientes para determinar el verdadero alcance del problema Y HAN DECIDIDO NO ANALIZARLO. Se trataría, aquí, del efecto de la “manipulación por omisión”, cuya importancia y hasta gravedad no puede ser fácilmente olvidada.

Lo primero que hay que dejar sentado es que la información inicial que yo recibo  es la misma que llega a ustedes: la difundida en los medios de comunicación. PERO, POR CURIOSIDAD E INQUIETUD PERSONAL, en bastantes casos suelo tratar de conseguir mas información y datos estadísticos a través de múltiples páginas de “internet” (desde luego, sin “internet” esa búsqueda estaría destinada al fracaso, pues hay revistas y trabajos que solo los especialistas podrían conocer o llegar a conocer), que acabo contrastando con  los que conservo, porque los imprimí, fotocopié o, simplemente, recorté de algún periódico o revista, y, pese a ser profano en materia científica, no es infrecuente que detecte o constate de que manera considero que la ciencia es utilizada interesadamente, esto es, manipulada. Lo que ya no tengo tan claro  siempre es la respuesta acerca de cuáles son los objetivos que se persiguen con ello, salvo en algunos casos concretos donde se persigue un interés económico y resulta evidente; o provocar una alteración o conmoción social de la que deriven consecuencias políticas favorables a quien las desencadena, porque a veces es tan burda la manipulación que salta a la vista. Lo malo es que, en la mayor parte de los casos, la manipulación no implica que se esté difundiendo conscientemente un dato falso, la cuestión es mucho mas sibilina: como ocurre con casi todo, hay informes que sostienen teorías que entran en contradicción flagrante con otras, y eso ha sido lo normal en la evolución de las ciencias y de las explicaciones de la realidad  que han ofrecido los científicos.

Lo que sí resulta verdaderamente incómodo es  constatar que, en determinados momentos, tiende a instaurarse una especie de “dictadura científica” -o, mas bien, una “dictadura informativa”, porque “información” no es equivalente ni a “formación” ni a “conocimiento”- que, en realidad, solo acaba siendo dictadura, porque lo que no se puede predicar de ella es que sea esencialmente científica. Es igualmente incómodo comprobar que ciertas informaciones resultan teledirigidas; que los científicos o periodistas divulgadores de temas científicos que no están en la línea dominante resultan marginados de alguna manera y, lo que es mas grave: que los verdaderos conocedores de una determinada materia o disciplina o no son consultados o lo son solo en ocasiones concretas, siendo la divulgación de sus hallazgos e interpretaciones mucho mas limitada y tacaña que las de otros que se convierten en santones o vacas sagradas de la nueva opinión dominante, al menos mientras la “marea” no empieza a bajar. O sea, que tanto se manipula la verdad por acción como por omisión, y, en una situación como ésa, ¿quien es capaz de salir del laberinto de Creta construido a instancia del mítico rey Minos y donde estaba encerrado el famoso Minotauro sin contar con el hilo que Ariadna proporcionó a Teseo?.

La “verdad científica”  en la vida cotidiana, en los medios de comunicación, en las preocupaciones y decisiones mundiales. Prejuicios y errores. Algunas preguntas que merece la pena  formularse.

1º/ Vamos a empezar con un tema que fue objeto de gran preocupación hace no muchos años: el tema de la encefalopatía espongiforme. Fue conocido como el caso de “las vacas locas”.

Recientemente, tuve la ocasión de enterarme de que el gobierno de La India  manifestó su gran enfado por el hecho de que la prestigiosa revista médica “The Lancet” había publicado un artículo en que se atribuía la responsabilidad en el surgimiento de la encefalopatía espongiforme, que hace años dañó gravemente a la ganadería británica, a la importación desde La India de ganado que había consumido, entre otras cosas, restos humanos procedentes de los cadáveres arrojados al río Ganges

En “The Times of India” del día 2 de septiembre de 2005 se daba cuenta de la irritación enfado del gobierno indio por el hecho de que en “The Lancet” se había incidido en el anterior argumento. Al parecer, la mayor parte de los científicos llegó a asumir que NO ERA ESE EL ORIGEN de la encefalopatía.

Por si les interesa saber un poco mas acerca de la encefalopatía espongiforme bovina, como variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob, indaguen en el siguiente enlace: www.intermedicina.com. Pero estudiando este ejemplo, me encontré con un dato sorprendente: que la enfermedad ya se había detectado en el Reino Unido en 1996, por tanto se sabía lo que estaba sucediendo, pero solo después de varios años de silencio absoluto -como suele suceder habitualmente-, de repente nos inunda una enorme oleada de informaciones y de imágenes muy preocupantes, gracias a lo que  se genera una situación de miedo cuando no de pánico.

 
 
 

Supongo que recordarán que, cuando se generó la alarma, de repente la gente dejó de consumir carne de vaca y ternera. El consumo de carne se desplazó hacia las aves -pollo y pavo- y  también a los conejos que, naturalmente, subieron de precio y recibieron un inesperado espaldarazo económico. No tengo datos -tampoco los busqué- acerca del daño económico que se produjo, en aquel momento,  a las empresas que vendían o comercializaban carne de vacuno, pero supongo que fue importante. Los medios de comunicación (sobre todo, las cadenas de televisión) fueron muy generosas mostrando  imágenes de aquellos pobres animales que temblaban, tenían convulsiones y caían al suelo, así como de la incineración masiva de animales sacrificados para controlar riesgos, ya que el riesgo de que la enfermedad se transmitiera por medio del consumo de carne a los humanos parecía evidente, y se contaban casos en que, al parecer, ese era el origen de la enfermedad padecida por varios pacientes. De todas formas, con un período de incubación de la enfermedad en humanos que oscilaba entre 4 y 40 años, se supone que alguna duda debía subsistir acerca del origen.

Consecuencia inexorable de aquella crisis sanitaria fue la generación de miedo, y fíjense bien en esta palabra, porque en esta parte de mi exposición la voy a utilizar varias veces,  y siempre con el mismo sentido.

Ahora bien: ¿recuerdan cuando, después de que la crisis alcanzara su cenit, comenzaron Vdes. otra vez a comer carne de vacuno?. Todos estuvimos muy preocupados, pero ya pasó el “tsunami”, y nos acordamos vagamente del hecho.

No queda mas remedio que preguntarse por qué motivo desapareció el miedo, después de la gravísima crisis mundial que había conseguido asustar a todos…y no consigo encontrar la respuesta, pese a que no tenemos informaciones acerca de que esté absolutamente garantizado que las vacas y terneras que nos sirven de alimento están recibiendo, en la actualidad, una alimentación adecuada, y de que no padezcan la enfermedad, ni tampoco se si hay casos o no; si se elimina e incineran reses como hace unos diez años. Si, como parece, el período de incubación en el ganado vacuno es de 2 a 8 años ¿habrá desaparecido el riesgo por el hecho de que los animales que comemos son mas jóvenes?. ¿Cómo nos han quitado el miedo? ¿Nos manipularon cuando se dio la información acerca de la “epidemia” o nos manipularon después, cuando se estimó que era necesario que la calma regresara a la sociedad, después de la convulsión sufrida, porque la sociedad estaba muy asustada?. Insisto en que no tengo la respuesta a esa pregunta, pero todas las dudas que tuve en su momento sí han subsistido y hasta se han incrementado.  Sobre todo, pienso que quizás algunas informaciones de carácter científico se han “ocultado” o “diluido” entre otras informaciones y problemas de los que en cada momento sacuden la atosigante actualidad, para acabar con la alarma. Como es necesario vivir y gozar de un cierto nivel de tranquilidad, quizás sea lo mejor, pero no estoy seguro de que sea lo mas correcto o adecuado.

2º/ Sigamos con el tema de la carne, pero desde otra perspectiva, y tomando como referencia noticias mas recientes. En concreto, me refiero a la alarma desatada por una información procedente de la Organización Mundial de la Salud referida a que el consumo de carne procesada puede producir cáncer de colon. En el diario “El Mundo” del martes, 27 de octubre de 2015 se dedicaron tres páginas completas a este tema, y en “La Nueva España” de la misma fecha, en su página final, bajo el localista título de “Cerco a la carne en calceta”, el diario asturiano se hacía eco de que “…La OMS alerta de que consumir embutidos o ahumados aumenta el riesgo de padecer cáncer colorrectal y desata la airada reacción de las empresas cárnicas…”. El asunto no es nuevo, y los médicos suelen ser coincidentes (ya lo eran bastante antes de que se publicara la alerta de la Organización Mundial de la Salud) en la necesidad de moderar el consumo de carnes rojas y procesadas, así como de aumentar la ingesta de pescado, verduras, frutos, secos, etc; pero por algún motivo que desconozco en el otoño del año pasado se volvió a la carga sobre el tema, si bien la alarma tuvo una duración mucho mas breve.

Es de suponer que desde la Organización Mundial de la Salud se habrán asesorado adecuadamente por científicos acerca de la relación entre el consumo de esas carnes y la aparición de cáncer colorrectal. Pues bien: se me ocurrió consultar en “internet” diversas páginas donde se contienen registros  relativos a la incidencia del referido tipo de cáncer y me encontré con una curiosa sorpresa:  en la Red Española de Registros de Cáncer (RESECAN), en fecha octubre de 2014 y en relación al año 2012, se proporciona una serie de datos comparativos en las tablas nº 7 y 8 que revelan que el cáncer de colon y recto tiene en España una tasa de incidencia de 73,0 para los hombres y 39,9 para las mujeres. Se supone que hombres y mujeres tenemos la misma alimentación, por lo que la alimentación por sí sola -y, en concreto, el consumo de carnes procesadas o sin procesar y embutidos- no puede  explicar tal diferencia, tiene que haber otros factores que desconozco. Pero es que en España, donde tanto se habla de la magnífica dieta mediterránea y de sus beneficios para la salud, tenemos mayor incidencia de cáncer colorrectal que en Alemania, donde el consumo de  salchichas y todo tipo de embutidos es casi un signo de identidad nacional: la incidencia para los hombres es de 73,0 en España, como ya dije antes, pero de 59,7 en Alemania; y para las mujeres en España la incidencia es de 39,9, mientras que en Alemania es de 34,8. Si comparamos la incidencia entre España y Austria, donde comparten la afición a los embutidos de sus vecinos alemanes y es notorio que consumen cantidad de filetes empanados, comprobamos que la incidencia del cáncer colorrectal es de 51,3 en los hombres y  29,3 en las mujeres, o sea, muy inferior que. Y otra sorpresa mas: en Portugal, donde se consume una notable cantidad de pescado, la incidencia del cáncer colorrectal en hombres es ligeramente superior a la alemana -61,4 en hombres- y sustancialmente igual en mujeres -33,8 en mujeres en Portugal, 34,8 en mujeres en Alemania. Y lo mismo que ocurre comparando España con Alemania, sucede si comparamos Italia (donde el consumo de pasta y todo tipo de vegetales es cotidiano) con Alemania: la incidencia en los hombres italianos del cáncer colorrectal es de 61,2, mientras que en Alemania es de 59,7; y 39,9 para mujeres en Italia y 34,8 para mujeres en Alemania. Finalmente, en el Reino Unido, donde la dieta abunda en salchichas, tiras de bacon frito, carne asada y empanadas de carnes (con pescado en la tradicional forma frita de “fish and chips”), la incidencia del cáncer colorrectal es de 55,7 para los hombres y 36,7 para las mujeres. 

¿Por qué nos dan la alarma y nadie se ocupa de explicar, científicamente, que tres de los países que mas carne procesada consumen (Alemania, Austria y Reino Unido), sin embargo tienen menor incidencia del  cáncer colorrectal que en España e Italia?. Y, sobre todo: ¿quién está detrás de la divulgación de esas informaciones y qué se pretende con ello?. ¿Generar miedo? ¿a qué?

3º/ Otro ejemplo: ¿qué va a ocurrir con el euro?. En los últimos años, coincidiendo con la etapa en que la crisis económica tenía mayor virulencia, he leído artículos y entrevistas de los que se desprende que, especialmente  famosos economistas de los Estados  Unidos de América, ven poco o ningún futuro al euro. Paul Krugmann, premio  Nobel de Economía de 2008, y Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2004 vaticinaba en el diario “El Mundo” de 14 de mayo de 2012, que el próximo mes de junio de 2012 sería un “junio negro”, “…con Grecia fuera del euro y corralito en  España e Italia…”. Bueno, lo cierto es que dice muchas cosas, algunas que suenan lógicas y otras que no, aparte de que estas frases las estoy sacando un poco de contexto, sobre todo para seguir destacando que la información que nos llega viene, en casi su totalidad, a través de los medios de comunicación, y que por medio de ella se va formando una opinión. Estamos en febrero de 2016 y Grecia no está fuera del euro, ni hay “corralito” (ni lo hubo en estos últimos cuatro años) en España e Italia.

Que la opinión de Krugmann responda a la verdad, es cuestión distinta, puede coincidir o no: me limito a constatar un hecho y unas manifestaciones reflejadas en un medio de comunicación. El que NO haya sucedido lo que pronosticaba, quizás gracias a la línea de actuación marcada por Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo, no desvirtúa por completo todo el análisis que hace Krugmann de los problemas del euro; sin embargo se nota en sus palabras un tono de superioridad que acaba resultando molesta, y que me da la impresión de que lo mantiene “convenientemente entrenado”, porque en los últimos años se ha dedicado al periodismo de divulgación económica. Y -esto es una opinión personal mía- también se nota que es un economista que ha nacido al otro lado del Atlántico, donde rige una perspectiva de la vida y del comportamiento humano que no siempre se puede comparar con el europeo en algunos aspectos nada desdeñables. No se puede perder de vista que en 1951, apenas seis años después de concluida la segunda guerra mundial, se crea la CECA, la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, y Alemania, la potencia derrotada en esa guerra, es uno de los firmantes en situación de paridad con los demás, y lo mismo sucede con los Tratados de Roma de 1957, cuando se crea el Mercado Común, antecedente de la actual Unión Europea. El euro no transita, evidentemente, por un sendero de rosas, ni era previsible “ab initio” que fuera a hacerlo, pero no deja de constituir un elemento que interesa mantener porque contribuye, al modo de la argamasa a unir los materiales, a favorecer la integración europea, y personalmente lo valoro desde ese punto de vista.

En otro artículo publicado en El País el 19 de junio de 2012, bajo el título “La Víctima Griega”, Paul Krugman dice lo siguiente:

Hace 15 años, Grecia no era un paraíso, pero tampoco estaba en crisis. El desempleo era elevado pero no era catastrófico, y el país más o menos se valía por sí mismo en los mercados mundiales, ya que ganaba lo bastante con las exportaciones, el turismo, los barcos y otras fuentes como para pagar más o menos sus importaciones.

Luego Grecia se incorporó al euro, y sucedió algo terrible: la gente empezó a creer que era un lugar seguro para invertir. Entró dinero extranjero en Grecia, una parte de él, pero no todo, para financiar los déficits del Gobierno; la economía se aceleró; la inflación aumentó; y Grecia perdió cada vez más competitividad. Sin lugar a dudas, los griegos despilfarraron mucho, si no la mayor parte, del dinero que entraba a raudales, pero también es verdad que todos los que quedaron atrapados en la burbuja del euro hicieron lo mismo.

 “Por eso Grecia, aunque no exenta de culpa, se encuentra en apuros principalmente debido a la arrogancia de las autoridades europeas, en su mayoría procedentes de países más ricos, que se convencieron de que podrían hacer que funcionase una moneda única sin un Gobierno único. Y estas mismas autoridades han empeorado la situación al insistir, a pesar de las pruebas, en que todos los problemas de la moneda estaban causados por el comportamiento irresponsable de esos europeos del sur, y que todo funcionaría si la gente estuviera dispuesta a sufrir un poco más”

Creo que no es necesario recordar que el nuevo gobierno griego de “Siryza”, incluso después del referéndum de 2015, sigue en el euro y -al menos aparentemente- cumpliendo o intentando cumplir las condiciones del rescate, y que no ha tenido mas remedio que asumir que una aseada disciplina fiscal es imprescindible, y, sobre todo, que en la situación en que está el país, fuera del euro nadie le iba a prestar dinero a cambio de promesas. Quizás Paul Krugmann, y el mediático ex ministro Varoufakis, piensen que los griegos son tontos. No comparto esa opinión. Además ¿son tontos todos los que acaban llegando al poder, cualquiera que sea su ideología de origen, yh una vez alcanzado su objetivo, se dedican a oprimir fiscalmente incluso a sus votantes?. Sospecho que, si han optado por intentar mantenerse en el euro y empezar a cumplir las obligaciones asumidas -abstracción hecha de si es posible o no cumplir todas o, incluso, la mayor parte: el tiempo lo dirá-, y asumiendo  todos los problemas y riesgos que ello conlleva (huelgas, tensión social) fue porque debía ser la solución menos mala, en caso de no ser la única existente. Si las recetas de Krugmann fueran tan diáfanas, fiables y seguras en orden a mejorar la situación económica del país, alguien las habría acabado “comprando”, o más bien: lo normal es que todo el mundo las hubiera comprado, porque no es creíble que un gobierno como el griego se arriesgue absurdamente a tener una gran parte del país en contra si puede evitarlo…pero resulta que no sucedió así, y no da la impresión de que  vaya a suceder. Sin embargo, sigue dando lecciones y los principales destinatarios de las mismas NO escuchándole. Es de suponer que algún motivo habrá para no hacerle caso; pero él sigue siendo algo parecido a un gurú, y los que recibimos esas informaciones podemos plantearnos legítimamente hasta que punto tiene o no tiene razón Paul Krugmann…sobre todo porque no se suelen divulgar con el mismo eco las opiniones de los economistas que NO compartan la opinión de Krugmann, que supongo que existirán y que estarán, incluso, integrados en el ejecutivo griego, porque no puedo dejar de presumir que el gobierno griego tiene que estar basando su acción en el ámbito económico en criterios e ideas que le aportan técnicos en la materia económica…aunque no hayan recibido el premio Nobel: lo único que interesa es intentar salir del hoyo.

Además, en este apartado dedicado a la información “científica”  referida al euro, quiero fijar la atención especialmente en  Joel Mokyr, de quien, por cierto, nunca había oído hablar hasta el día 10 de enero de 2016, fecha en que en el diario “El Mundo”  se publica una entrevista con él que ocupa dos páginas del suplemento dominical “Crónica”. Se trata de un  historiador económico norteamericano, y que ha recibido el Premio Balzan (tampoco sabía que premio era ese, y consulté en la wikipedia. Se concede desde el año 1961, y tiene -al parecer- un sólido prestigio. Cada premio tiene un importe económico de 750.000 francos suizos). Dice Mokyr que “…el euro puede sobrevivir, pero será muy caro…”, explicando que “…el euro ha sido una mala idea, y solo será una buena idea cuando ocurran dos cosas. La primera es que las políticas fiscales de todos los países del euro funcionen de manera unitaria, cosa que por ahora no ocurre: cada país tiene sus impuestos, su propia fiscalidad. Y segundo es necesario que los europeos hablen la misma lengua, para que así haya un  verdadero mercado libre de trabajo  que permita a un griego encontrar trabajo adaptado a sus capacidades en Alemania. Si en Alemania ahora mismo hay trabajo, ¿por qué no van los griegos que están en paro a trabajar allí?. Porque no hablan alemán, y para muchos trabajos es imprescindible saber la lengua. La lengua es, en mi opinión, una de las grandes barreras que están lastrando al euro y la movilidad laboral, y que habría que arreglar con la adopción de una lengua común, EEUU sí tiene una política fiscal común y una lengua común, y eso permite que si en Illinois no hay trabajo y en Los Ángeles sí, la gente de Illinois se traslade allí…”.

Personalmente, desde que estamos en la Unión Europea siempre pensé que  tendíamos o deberíamos tender a armonizar y  hasta a unificar lo mas posible los sistemas fiscales nacionales y, sobre todo, a unificar o controlar los motivos y las formas de acometer el gasto público y controlar el endeudamiento público (pues no es lo mismo hacerlo para pagar pensiones que para crear innecesarios organismos, o duplicar los existentes, o aumentar artificialmente el tamaño de la administración pública); y que sería muy bueno que tuviéramos  todos una segunda lengua obligatoria común en los planes de enseñanza que nos igualara en ese aspecto y facilitara la comunicación de todo orden entre los ciudadanos comunitarios…PERO el premiado historiador económico, que dice algunas cosas muy interesantes y que genera motivos de reflexión, resulta que -como vulgarmente se dice-  mete la pata cuando atribuye a un problema lingüístico el que, por ejemplo, los griegos desempleados no vayan a Alemania donde sí hay trabajo, pues resulta indubitado que hay  muchas otras motivaciones que “anclan”  a los europeos en sus países de origen, al contrario de lo que parece que sucede en USA (tomando como fuente de información las películas y novelas norteamericanas, se observa que los ciudadanos están mas dispuestos a cambiar de ciudad y de estado con mucha mayor facilidad que los europeos y, en concreto, los españoles)…PERO LO QUE  NO SE PUEDE NEGAR es que esa movilidad laboral ya ha tenido lugar entre los países de Europa mucho antes de que se estableciera la libre circulación de trabajadores y de que muchos estados se incorporasen al Mercado Común, al que sería años después la Unión Europea.  Se supone que ese dato lo conoce -o debería conocerlo, ya no se que pensar- Joel Mokyr: en los años 60, la emigración de trabajadores españoles a Bélgica, Holanda, Francia, Reino Unido, Suiza y Alemania fue muy intensa, y no se puede creer que la formación en idiomas que tenían los sufridos emigrantes de entonces fuera superior a la que tienen actualmente las generaciones mas jóvenes, que mas o menos intentan defenderse con un inglés que se ha convertido en “común denominador”, o ¿en que idioma creen que están haciendo su Erasmus los españoles que logran plaza en Polonia, Hungría, República Checa o Eslovaquia?. Se calcula que, entre 1960 y 1973 emigraron a otros países de Europa en torno a dos millones de españoles, y la cifra es muy importante, pues en 1960 la población española estaba en torno a 31.000.000 de habitantes, y en 1973 éramos unos 35.000.000, siendo en 2015 casi 46.500.000 habitantes; pero es que hubo también muchísimos emigrantes procedentes de Italia (mas que de España), y hasta de Grecia y Portugal. En consecuencia, tiene que haber otras razones distintas del conocimiento del idioma del país donde sí hay trabajo que motivan a muchos jóvenes a no salir de España. Creo que, entre otros motivos, aparte del arraigo personal, ambiental y familiar, tiene especial peso el temor a no poder regresar, a perder la oportunidad de obtener un trabajo en España si se lleva a cabo la desconexión con el país de origen.

Como ven, es posible que las motivaciones para que muchos jóvenes opten por no salir de España a trabajar en países extranjeros, pero pertenecientes a la Unión Europea, sean MÚLTIPLESno solo (si es que alguna vez lo fue) la necesidad de aprender otra lengua distinta de la propia. Y, cada vez que compruebo que personajes como este Sr. Mokyr -premiadísimo y quizás un gran profesional en su materia, y al que posiblemente acabarán dando el Premio Nobel o el Princesa de Asturias- emiten afirmaciones tan peregrinas y alejadas de la realidad como el hecho de que no se emigra porque no se tiene una lengua común, corroboro la necesidad de PONER EN CUARENTENA TODO LO QUE ESTA PERSONA PUEDA AFIRMAR, pues si en algo que conozco directamente -la emigración masiva desde España, aún desconociendo la lengua de los países de destino- puedo contradecir al experto científico sin que me preocupe carecer de conocimientos económicos  tan profundos como los que, se supone,  debe tener el Sr. Mokyr, la duda que genera se extiende a toda su producción. Del mismo modo, si a mí se me ocurriera decir que no es lo mismo redactar un contrato de compraventa en un papel blanco que hacerlo en un papel verde, el Sr. Mokyr podría dudar de mis conocimientos como jurista, aunque él no haya pasado por la Facultad de Derecho (por cierto: no se si se licenció o no también en derecho, solo estoy poniendo un ejemplo), porque utilizaría el sentido común, por idéntica razón y utilizando la propia experiencia y el sentido común es posible dudar de sus conclusiones en algo que hemos conocido y vivido directamente todos los nacidos en la década de los 50 en España.

¿Está manipulando el Sr. Mokyr sus conclusiones científicas en relación al futuro del Euro?. No lo se, a ciencia cierta…pero si el importante personaje decide construir una teoría acerca de la posible supervivencia del euro sobre dos bases, una de las cuales es disponer de una lengua común para que los trabajadores se muevan libremente en el espacio europeo, cualquiera tiene derecho a rebatir a este nuevo gurú al que desconocía hasta el 10 de enero de 2010…Tengo cierta curiosidad acerca de si Joel Mokyr, en sus análisis, habría vinculado  alguna vez la supervivencia del franco suizo al hecho de que en el pequeño país alpino exista una lengua común. No dudo de que muchos suizos sepan expresarse en francés o en alemán, además de la lengua que se hable en su respectivo cantón…pero no se debe olvidar que Suiza tiene cuatro idiomas oficiales, alemán, francés, italiano  y el romanche, hablado por una pequeña parte de la población en el cantón de los Grisones, y aunque parece cierto que en este país muchos habitantes son bilingües y hasta trilingües, lo normal es entender que no es la lengua la que puede poner en riesgo la movilidad de lo suizos, y menos aún la subsistencia de la divisa nacional, el franco suizo, o la de la unidad nacional, para vergüenza de españoles y belgas. Por eso, hasta los comentarios e informes de los mejores científicos (en el supuesto de que el Sr. Mokyr sea uno de ellos), han de ser tomados siempre con precaución y sentido crítico, no dejándose deslumbrar por  sus posibles títulos, currículo vital, premios y distinciones en general.

4º/  Entramos ahora en el examen de uno de los “temas-estrella” que ha captado la atención mundial en los últimos meses o años, que permanentemente se trata en  cualquier medio de comunicación y que constituyen una indubitada preocupación mundial: me refiero al cambio climático.

   4.1.- Vamos a empezar con una pregunta:

¿Son los países desarrollados los que actualmente contaminan mas la Tierra y los que peor uso hacen de los recursos naturales?

  • Conforme a los datos publicados por el diario “La Vanguardia”, en el mes de diciembre de 2015, y referidos a datos del año 2014 “…El Sur de Asia (Pakistán y Afganistán) y Oriente Medio son las regiones con la peor calidad de aire…”, ofreciendo a continuación datos sobre concentración media anual de partículas de menos de 10 micras de diámetro  por metro cúbico de aire, y se puede comprobar que ciudades  como Peshwar y  Rawalpindi, ambas en Pakistán, tienen una concentración de 540 y 448 microgramos respectivamente, Delhi en India 286; Karachi, en Pakistán, 273. En el lado opuesto,  en Nápoles son 39; en Milán 37 (ambas en Italia);  35 en Marsella (Francia); y 33 en La Línea de la Concepción, 31 en Bilbao y  27 en Gijón. La tabla de las 1.622 ciudades se elaboró clasificando  ciudades y municipios de todo el mundo según el nivel de polución de su atmósfera, y “…Para calcularlo, se mide la concentración media anual de partículas de menos de 10 micras de diámetro (PM10) [ug / m3], y de menos de 2,5 micras…” (sic)

SE SUPONE QUE ESAS CONCENTRACIONES DE PARTÍCULAS POR M3 PROCEDEN DE LA ACTIVIDAD HUMANA, LA INDUSTRIAL, ETC. EN CONSECUENCIA, ALGO TENDRÁN QUE VER ESOS PAÍSES EN QUE ESTÁN LOCALIZADAS LAS CIUDADES MAS CONTAMINADAS DEL PLANETA CON LOS FENÓMENOS ACTUALMMENTE ATRIBUIDOS AL “CAMBIO CLIMÁTICO”, AUNQUE LA MAYOR PARTE DEL CONSUMO DE ENERGÍA SE REALICE EN LOS PAÍSES DESARROLLADOS. PERO, PESE A ESTOS DATOS OBJETIVOS, PRODUCTO DE MEDICIONES CON INSTRUMENTAL “AD HOC” ES MUY POSIBLE QUE LOS OCCIDENTALES -Y, EN CONCRETO, LOS EUROPEOS-, SIGAMOS AUTOINCRIMINÁNDONOS, SOBRE TODO REFIRIENDO HECHOS EN QUE HAN INTERVENIDO NUESTROS ANTEPASADOS Y ASUMIENDO LA DEUDA O LAS CONSECUENCIAS DE AQUELLO COMO SI FUERA UNA CULPA O “PECADO ORIGINAL” TRANSMISIBLE A LOS HEREDEROS.

EN EL ANTECITADO ARTÍCULO PUBLICADO EN “LA VANGUARDIA” SE FIJABA LA ATENCIÓN EN EL HECHO DE QUE, AUNQUE FUERON 1.622 LA CIUDADES EVALUADAS, SIN EMBARGO SE DISPONE DE MUY POCOS DATOS DE ALGUNAS ZONAS, POR EJEMPLO DE ÁFRICA, AMÉRICA LATINA Y ORIENTE MEDIO:

“…De las 1.622 ciudades cubiertas en los datos de la OMS, sólo 16 se encuentran en África (la mitad de ellas en Sudáfrica y Egipto). Esto significa un porcentaje de monitoreo del 0,75% para el 15% de la población mundial. Muchas de estas personas viven en ciudades consideradas de alto riesgo. En América Latina, donde viven más de 600 millones de personas, muchas de ellas en grandes urbes, sólo se miden 109 ciudades. En todo el Oriente Medio, los datos se recogen en sólo 24 ciudades.

Y se explicaba que “… Estas partículas, que proceden de fuentes como los vehículos, las fábricas, las chimeneas o los metales, son capaces de penetrar en las vías respiratorias y constituir un riesgo para la salud de las personas. Las consecuencias son un aumento de la mortalidad por infecciones respiratorias y enfermedades, tales como el cáncer de pulmón y las dolencias cardiovasculares…”

O sea que el primer problema con el que nos encontramos es que la contaminación atmosférica tiene una brutal concentración en zonas y países donde sospecho que NO VA A SER FÁCIL efectuar un control de emisiones de CO2 como el que se prevé llevar a cabo tras la convención de París de 2015, al tiempo de que otras zonas carecemos, prácticamente, de información, lo que es, a la vez, grave y preocupante.

Recordemos que ni siquiera se conoce el verdadero estado de la banca de una de las principales economías mundiales, la china -y ello parece que está teniendo su incidencia, junto con la desaceleración de la economía china, en la actual crisis bursátil-. ¿Cómo se podrá saber, en su momento, si se llevan a cabo los controles pactados en París?. Además, ¿es creíble que en esos países, se vaya a sacrificar el crecimiento económico adoptando medidas anticontaminación y disminuyendo la producción de CO2, con el coste económico que ello conlleva y, por tanto, que estén dispuestos a asumir la consiguiente disminución de competitividad inherente al mayor coste de producción y subida de precio de venta de los productos allí elaborados?. Al menos, es conveniente mantener una razonable duda al respecto, en mi opinión…

4.2.- INFORMACIONES SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO.

Resulta sorprendente la cantidad de informaciones que se difunden continuamente en todos los medios de comunicación prácticamente siempre en una sola dirección, y con preferencia para adelantar las catástrofes que nos amenazan y se avecinan si no conseguimos evitar la subida global de las temperaturas en un determinado número de grados.

Es muy difícil encontrar un análisis que desprenda un pequeño aroma de objetividad, esto es, a una valoración estricta o dominantemente científica de los datos y los pronósticos que es posible hacer con ellos. Y entre los que no tienen duda acerca del cambio climático -y sus causas y el remedio para neutralizarlo- y los negacionistas del mismo no se está produciendo un debate que alcance la altura mínima deseable: he llegado a leer verdaderos insultos dirigidos al adversario o a quien mantiene ideas diferentes que resultan sonrojantes. Evidentemente, todo eso se produce en los medios de comunicación, que es la fuente de la que todos bebemos, y ellos son los que van moldeando nuestra opinión, nuestros criterios y captan nuestras decisiones, que -según los casos- en un momento determinado hasta se pueden canalizar hacia una fuerza política, o en contra de otra, con lo que se acaban traduciendo en votos y en todo lo que eso conlleva.

En foros con cierto nivel científico se puede hallar mucha mas luz, pero no es lo habitual acceder a revistas especializadas y trabajos tales como tesinas y análisis realizados por estudiantes que, afortunadamente,  cada vez se cuelgan mas la “red”, permitiendo el acceso de los profanos a ellos: lo que domina es una idea concreta y determinada, de la que pocos se atreven a discrepar (aunque fuera solo en algunos aspectos accesorios o secundarios, no en la totalidad  o en la esencia del problema). Además,  últimamente parece que la humanidad ha encontrado la “piedra filosofal” que buscaban los alquimistas con el convenio de París: a los responsables políticos se les llenó la boca convencidos de que habían hecho historia y de que el planeta estaba en trance de salvarse gracias a sus esfuerzos. No  descarto que, de alguna manera, fuera conveniente sembrar un poco de optimismo en los ciudadanos después de los 130 muertos que el terrorismo yihadista había dejado en noviembre de 2015 en la misma ciudad de París.

 Hagamos un recorrido por algunas de esas informaciones recientes que se utilizan para exhibir los dramáticos efectos del cambio climático, pero con el confesado fin de desvelar de que modo se manipula la información sobre un tema que no conviene perder de vista:

  4.2.1.-  El caso Ghoramara.- En el suplemento llamado “Papel” del diario “El Mundo” publicado el día 3 de enero de 2016, pocas semanas después de la Convención de París sobre Cambio Climático, se dedica un amplio reportaje  que ocupa ocho páginas a la isla de Ghoramara, bajo el título “La isla que el mar devoró”. El autor del texto escrito es Víctor M. Olazábal, y el de las fotografías Jordi Pizarro. Y es preciso destacar que, de las ocho páginas, siete se dedican a las fotografías, lo que revela que se  está buscando el efecto que las imágenes producen en el lector (en este caso, mas bien “espectador”, porque el texto es tan breve que la lectura se acaba en unos minutos).

Vamos a analizar este ejemplo en lo que afecta a la formación de la opinión pública:

-       En las dos primeras páginas, bajo una fotografía en blanco y negro que sugiere desolación y resignación se dice “Ghoramara (India) ya ha perdido el 75% de su territorio por el cambio climático. Así luchan sus habitantes por sobrevivir”.  En las dos siguientes, se ve un pequeño dique construido manualmente, cuyo aspecto es demasiado endeble, y no cabe duda de que está condenado a derrumbarse con la primera acometida del mar. El subtítulo de esta página doble reza lo siguiente: “Este dique casero trata de proteger a los habitantes del este de la isla del océano, que sube de nivel cada año. Las aguas salinas contaminan las tierras cultivables. Ya solo quedan 5.000 habitantes. Huyen los que pueden”.

-       Curiosamente, el texto escrito por Víctor M. Olazábal -que solo ocupa la última página de las ocho del reportaje- es mas prudente, y da la impresión que no se atreve a imputar la futura desaparición de la isla exclusivamente al cambio climático, porque sabe que hay otros factores. De hecho, en dicho texto se puede leer lo siguiente: “…Esta dramática situación tiene de fondo en parte el cambio climático, ese concepto tan amplio que parece servir para explicar de forma resumida muchas cosas. En este caso es una combinación de factores: un nivel del mar creciente, la erosión de un terreno débil y el desplazamiento del islote hacia el continente. El norte de Ghoramara se desgasta por la corriente del río Hooghly y el sur se asfixia por el azote del mar, a las puertas del océano Índico, que además multiplica la salinización de las tierras cultivables. Todo ello en una región castigada por ciclones. La mano del hombre, que juega con el cauce del río y que transita las aguas a bordo de grandes barcos, también ayuda a agravar el presente de esta isla que ha perdido ya casi el 75% de su territorio.

-       Es preciso prestar atención al hecho de que “…Es una isla aislada de todo. El trabajo allí es duro porque no hay agua potable ni sitios donde dormir. Como es una isla que casi no tiene piedras, sólo hay barro. Cuando llueve durante el monzón tienes que ir descalzo, se te hunden los pies y es muy difícil caminar.” Y, para finalizar el reportaje, Víctor M. Olazábal dice lo siguiente: “…El fotógrafo espera una segunda beca para financiar su proyecto de Ghoramara, con el que quiere afrontar el cambio climático…”, añadiendo entrecomillado (se sobreentiende que son frases pronunciadas por el fotógrafo, Jordi Pizarro) que ese deseo de afrontar el cambio climático quiere hacerlo “…con un enfoque más humano, centrado en la gente…”, y que “…Creo que algo tan pequeño como esta isla perdida te muestra una historia diminuta que a la vez te explica lo que pasa en el mundo: existen sitios donde el cambio climático está afectando a la gente, es real, y a las personas les va la vida en ello…”.

-       En un periódico digital de Sudamérica, Perú.com, el día seis de marzo de dos mil quince también se hace referencia a Ghoramara, con varias fotografías muy ilustrativas donde se observa que la isla no es mas que un depósito de sedimentos, esto es, que se trata de un terreno muy endeble.

SIN EMBARGO, en otro artículo (referencia internet: Pinterest Linkedin) resulta que se indican cuales son las causas concurrentes o concausas que amenazan la supervivencia de la isla, aunque luego se desmientan. Juzguen Vdes, mismos: “…El hundimiento de la isla se debe a la erosión, exacerbada por la explotación de manglares en el área, y a que en ese lugar las tormentas son implacables. Es un aviso claro de las graves consecuencias del cambio climático…”

Como pueden ver, el final del artículo acusa al cambio climáticoPERO las dos líneas precedentes AFIRMABAN LO CONTRARIO.

En lo que respecta a la explotación de los manglares de la zona, la referencia es mínima, y no le acompaña el menor análisis. Sin embargo, el mantenimiento de este tipo de islas aluviales (está en el delta del rio ….), la conservación del manglar es esencial. Un manglar es, según la definición que obra en la Wikipedia:  “… es un Bioma, formado por árboles muy tolerantes a la sal que ocupan la zona intermareal cercana a las desembocaduras de cursos de agua dulce de las costas de latitudes tropicales y subtropicales de la Tierra. Así, entre las áreas con manglares se incluyen estuarios y zonas costeras. Tienen una gran diversidad biológica con alta productividad, encontrándose muchas especies de aves como de peces, crustáceos, moluscos y otras…”, añadiéndose en el mismo artículo de Wikipedia que “…Los manglares desempeñan una función primordial en la protección de las costas contra la erosión eólica y del oleaje. Poseen una alta productividad, alojan gran cantidad de organismos acuáticos, anfibios y terrestres; son motores generadores de vida, son hábitat de los estadios juveniles de cientos de especies de peces, moluscos y crustáceos. Son hábitat temporal de muchas especies de aves migratorias septentrionales y meridionales…”

Como pueden ver, el caso de la anunciada desaparición de Ghoramara NO se puede explicar desde el punto de vista del cambio climático, pese a que el cambio sí pueda incidir en su degradación, al igual que una nueva enfermedad sobre un cuerpo ya muy deteriorado previamente por patologías previas… PERO, sin embargo, advierto que se está utilizando como  si fuera una “punta de lanza” argumental para convencer a quien dude acerca del cambio climático en los términos en que se está exponiendo y explicando actualmente, quizás porque las imágenes que se tienen de la isla son harto expresivas, abstracción hecha de que la verdad no se respeta adecuadamente y de que los argumentos no se razonan con imparcialidad ni fundamentación lógica

A continuación, paso a reseñar mas referencias a esta pequeña isla -la anteriormente relacionada es solos  una pequeña parte-, y que han sido divulgadas por diferentes medios de comunicación, entiendo que con el mismo fin, pese a que NO se puede considerar como una evidencia de los problemas que conlleva el cambio climático:

-“Ghoramara, la isla que se tragó el mar”. www.elconfidencial.com de seis de septiembre de dos mil trece.

-“En la orilla de una isla que se desvanece. Ghoramara”. 7.7 Revista digital de fotografía documental. Diecinueve de abril de dos mil catorce.

-“India: los últimos residentes de una isla que desaparecerá”. Perú.com. Seis de marzo de dos mil quince.

-“Ghoramara: la preocupante historia de una isla que se está desvaneciendo”. Magnet. Diecisiete de julio de dos mil quince.

-“La isla que se extingue”. El cambio climático explicado desde la mayor zona tropical de islas bajas del mundo. Igor Barbero. Revista W. Veintidós de septiembre de dos mil quince.      

Frente a ese “ataque” argumental, no olvidemos que hay una serie de DATOS QUE NO CONVIENE PERDER DE VISTA:

  1. Ghoramara está en el delta del Ganges. Es el mayor delta del planeta.
  2. La zona del delta del Ganges esta superpoblada, y es muy fértil.
  3. Las islas como Ghoramara son aluviales, por tanto su solidez es mínima.

 En la  Wikipedia, en relación con el delta del Ganges se dice lo siguiente: “…La región del delta es muy fértil y en ella se produce sobre todo yute y arrozMás de 143 millones de personas viven en ella, a pesar del riesgo de inundaciones y de ciclones…”.

O sea: su fragilidad es casi congénita, y NO se debe al cambio climático.

Por todo cuanto antecede, me atrevo a decir que la elección de Ghoramara como ejemplo de las consecuencias del cambio climático es una clara manipulaciónSería conveniente que los científicos que gozan de preparación y conocimientos y no solo los periodistas y ecologistas se manifestaran al respecto…lo malo es que quizás lo han hecho, pero en mis indagaciones en la red no he visto nada, esto es, que sus palabras han chocado con la indiferencia o el desinterés, porque no se ajustaban a la corriente que impulsa el resto de las informaciones.

4.2.2.- ¿Estamos a tiempo de solucionar o, al menos, paliar el problema? ¿Qué informaciones recibimos al respecto?

4.2.2.1.- En un artículo publicado en “El Mundo”, de 21 de enero de 2016, bajo el título “2015. El año mas caluroso de la historia”, se afirma que “…La fiebre del planeta no remite. Por el contrario, los síntomas del cambio climático cada vez se agudizan más. La NASA certificó ayer que 2015 fue con mucha diferencia el año mas cálido desde que se empezaron a tomar registros fiables en 1880. Este nuevo récord sitúa los 15 años transcurridos desde 2000 entre los 16 mas calurosos…”

4.2.2.2.- PERO, en contraste con lo anterior, y tomando como referencia lo publicado por el mismo Diario “El Mundo, pero en un artículo de casi cuatro años antes, el 3 de marzo de 2012, dice: “…En Madrid capital ha sido el más frío desde 1930…Febrero fue el mes más frío desde hace medio siglo y el más seco desde 2000…Febrero ha sido extremadamente frío, con una temperatura media de seis grados -2,5 grados por debajo de lo normal-, lo que le  convierte en el mes con las mínimas más bajas desde 1956 y, además, es el más seco desde el año 2000….Se trata del cuarto mes de febrero de temperatura media mensual más baja desde 1961, tras los acontecidos en 1963, 1965 y 2005.

¿Fueron los últimos quince años los mas calurosos o no?. Desde luego, los datos anteriores se refieren a un país y lugar concreto, España y, mas detalladamente, Madrid, pero en cualquier caso  convendría que nos explicaran mejor lo que está sucediendo.

4.2.2.3.- Un trabajo publicado en la revista “Science” (no lo he leído, solo me ocupé de la reseña, y, de hecho desconozco hasta su título, por lo que me limito a citar la fuente), al que se refiere “El Mundo” del día  22/08/2014, dice lo siguiente:

MEDIO AMBIENTE Según un trabajo publicado en 'Science', se trata de un ciclo natural…El calentamiento global se ha detenido por la acumulación de calor en el océano Atlántico…El efecto invernadero debido al aumento del CO2 en la atmósfera y el calentamiento del planeta durante la segunda mitad del siglo XX son una realidad científicamente incontestable. Pero desde el año 2000, el calor acumulado en la superficie terrestre parece haber desaparecido y las temperaturas medias globales han permanecido prácticamente inmutables durante los primeros años del presente siglo...Una nueva investigación, realizada por expertos la Universidad de Washington (Estados Unidos) y que se acaba de publicar en la revista 'Science', muestra que ésta ausencia de calor se puede estar sumiendo en las profundidades del norte y el sur del Océano Atlántico y es parte de un ciclo natural. El calentamiento bajo la superficie del océano explica por qué las temperaturas medias mundiales del aire se han estancado desde 1999, a pesar de una mayor presencia de gases de efecto invernadero que atrapan el calor solar en la superficie de la Tierra…Tras un rápido calentamiento en el siglo XX, este siglo ha visto hasta ahora muy poco aumento de la temperatura media de la superficie de la Tierra. Este cambio ha desatado más de una docena de teorías de la llamada interrupción del calentamiento global, que van desde la contaminación del aire a los volcanes o las manchas solares…Cada semana hay una nueva explicación de esta pausa -reconoce el autor Ka-Kit Tung, profesor de Matemáticas Aplicadas y profesor adjunto de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad de Washington-. Muchos de los documentos anteriores se han centrado en los síntomas en la superficie de la Tierra, donde vemos muchos fenómenos diferentes y relacionados. Nosotros nos fijamos en el océano para tratar de encontrar la causa subyacente…Los resultados muestran que una corriente de lento movimiento en el Atlántico, que transporta calor entre los dos polos, se aceleró a principios de este siglo para hundir el calor hacia casi 1.500 metros de profundidad. "El hallazgo es una sorpresa, ya que las teorías actuales han señalado al Océano Pacífico como el culpable de ocultar el calor -resalta Tung-. Pero los datos son bastante convincentes y demuestran lo contrario…Hay ciclos recurrentes que son impulsados por la salinidad que pueden almacenar calor en la profundidad del Atlántico y los océanos del Sur -argumenta Tung-. Después de 30 años de rápido calentamiento, ahora es el momento de la fase de enfriamiento…"

4.2.2.4.- La Antártida.- Me referiré a ella porque, del mismo modo que se multiplican las informaciones acerca del casquete polar ártico y en relación a la la acelerada desaparición de hielos en esa zona y en Groenlandia, las informaciones referidas a la Antártida son mucho mas escasas, quizás porque no puede aplicarse a ellas el halo catastrofista o alarmista de la “versión oficial”.

En algunos artículos se pueden encontrar la siguiente información, para tratar de explicar lo que está sucediendo en el Antártico.

Fuente: ciencia.nasa.gov/ciencias-especiales/07oct_antarcticseaice

“…El hielo del mar Antártico alcanza un nuevo máximo récord…28 de octubre de 2014…El hielo que rodea a la Antártida alcanzó un nuevo máximo récord este año; cubrió una extensión mayor de los océanos del sur que lo informado desde que los científicos comenzaron su registro con satélites a largo plazo para confeccionar mapas de la extensión del hielo del mar, a fines de la década de 1970. La tendencia ascendente en la Antártida, sin embargo, es solamente de alrededor de un tercio de la magnitud de la rápida pérdida de hielo del mar del océano Ártico. El nuevo récord de hielo del mar Antártico refleja la diversidad y la complejidad de los medio ambientes de la Tierra, dijeron los investigadores de la NASA. Claire Parkinson, una científica de alto rango del Centro Goddard para Vuelos Espaciales… de la NASA, se refirió a los cambios en la cubierta de hielo del mar como un microcosmo de cambios climáticos globales. Del mismo modo en el que las temperaturas en algunas regiones del planeta son más frías que el promedio, incluso en nuestro mundo cada vez más caliente, el hielo del mar Antártico ha estado aumentando y yendo en contra de la tendencia de pérdida  de hielo…Este año (2014), el hielo del mar Antártico alcanzó un récord respecto de su extensión máxima mientras que el Ártico alcanzó su mínima extensión. Así, 2014 se ubicó entre los diez años con menor cantidad de hielo en el Ártico desde que comenzó su registro por medio de satélites. ¿Por qué estas tendencias van en direcciones opuestas?...“El planeta en su conjunto está haciendo lo que se esperaba en términos del calentamiento. El hielo del mar en su conjunto está disminuyendo como se esperaba, pero al igual que con el calentamiento global, no todos los sitios con hielo marítimo tendrán una tendencia descendente en su extensión de hielo”, dijo la científica Claire Parkinson….”

Y la información continúa: “…Desde fines de la década de 1970, el Ártico ha perdido un promedio de 53.900 kilómetros cuadrados…de hielo por año; la Antártida, por su parte, ha ganado un promedio de 18.900 kilómetros cuadrados… El 19 de septiembre de este año, por primera vez desde 1979, la extensión de hielo del mar Antártico excedió los 20 millones de kilómetros cuadrados…según el Centro Nacional de Datos sobre la Nieve y el Hielo…La extensión de hielo permaneció por encima de este punto de referencia durante varios días. La extensión máxima promedio entre los años 1981 y 2010 fue 18,72 millones de kilómetros cuadrados…”: o sea:  en 2014 tiene 1.280.000 km2 MAS que el promedio entre los años 1981 y 2010.

Según Walt Meier, científico investigador del centro Goddard. “…Un clima que se calienta cambia los patrones de las condiciones meteorológicas… En ciertas ocasiones, esos patrones de las condiciones meteorológicas traerán aire más frío a algunas áreas. Y, en la Antártida, donde el hielo del mar rodea el continente y cubre un área tan grande, no es necesario que exista una extensión adicional de hielo para que se establezca un nuevo récord…

Pero Claire Parkinson, en el antecitado artículo, afirma: “…Realmente para quienes trabajan en el ámbito del estudio del clima no es sorprendente que no todos los lugares sobre la superficie de la Tierra actúen como se esperaba; sería asombroso si todo fuera así”, relató Parkinson. “El hielo del mar Antártico es una de esas áreas donde las cosas no han ocurrido completamente como se esperaba. En consecuencia, es natural que los científicos se pregunten: ‘Bueno, esto no es lo que esperábamos pero, ¿cómo lo podemos explicar?...”

     4.2.2.4.2.- Acerca de las causas de calentamiento del Ártico y la situación de la Antártida, es conveniente consultar la web Historia del Clima de la Tierra, (Historia del clima de la Tierra, de Antón Uriarte. Última actualización online octubre 2010.2ª ed impresa en http://www.elkar.com)

   4.2.2.4.3.- En un artículo  del Dr. Marcos Sommer, de “Oceanógrafos Sin Fronteras” (www.oceanografossinfronteras.org ), fechado el  29 de junio de 2009,   se dice, entre otras cosas, lo siguiente: “…La cubierta de hielo de la Antártica que representa el 91 del hielo terrestre, también se está derritiendo, aunque no hay acuerdo todavía en cuanto a la velocidad con que lo hace…”.

Da la impresión de que esta afirmación no es compatible con las comprobaciones, máxime cuando científicos de la NASA no logran tener muy claro por qué motivo aumenta la masa de hielo en la Antártida.

.

4.2.3.- El IPCC  (Intergovernmental Panel on Climate Change).  Se trata del grupo que elabora los informes o evaluaciones multidisciplinares que son las que han fundamentado los acuerdos alcanzados en la Cumbre de París de 2015. Para mas información, pueden acceder al siguiente enlace:

 http://www.ipcc.ch/home_languages_main_spanish.shtml

   

EL QUINTO INFORME DE EVALUACIÓN

   

 

   

 

         

En 2014, el IPCC finalizó el Quinto Informe de Evaluación, preparado por los tres Grupos de trabajo, que comprende tres contribuciones, a saber, bases físicas; impactos, adaptación y vulnerabilidad, y mitigación del cambio climático, además de un Informe de síntesis. La contribución del Grupo de trabajo I se aceptó y aprobó en septiembre de 2013. Las contribuciones de los Grupos de trabajo II y III se aceptaron y aprobaron en marzo y abril de 2014, respectivamente, y el Informe de síntesis se aprobó y adoptó en noviembre de 2014. 

En comparación con los informes anteriores, en el Quinto Informe de Evaluación se hace más hincapié en la evaluación de los aspectos socioeconómicos del cambio climático y sus consecuencias para el desarrollo sostenible, los aspectos regionales, la gestión de riesgos y la elaboración de una respuesta mediante la adaptación y la mitigación.

   4.2.3.2.- ¿Quiénes forman este grupo de expertos?

Tuve la curiosidad de indagar acerca de sus nombres, titulación y currículo vital (se pueden consultar en la página oficial), son 46 personas de diferentes países. Una muestra de los integrantes se relaciona a continuación (14 personas,  aproximadamente el 30,43 % del total)

-Valerie Masson-Delmotte (Working Group I).- Nacida en 1971, francesa. Titulada en física (o mecánica) de fluidos. Es importante esta titulación, que proporciona conocimientos utilizables en aeronáutica, ingeniería química, meteorología…

-Carolina Vera. Argentina.  En 1986 se tituló en Ciencias Meteorológica por la Universidad de Buenos Aires.

-Fátima Driouech. Marroquí. Titulada como Ingeniero de la Escuela Nacional de Meteorología de Toulouse, Francia.

Dr. Hans-Otto Pörtner. Alemán. Se ha titulado en Zoología y ha dirigido su interés a las adaptaciones animales a la vida en diferentes regímenes climáticos y a estudiar los límites de tolerancia y vulnerabilidad al cambio climático en los animales.

-Dr. Taha Mohammed Zatari Arabia Saudita. Titulado en Ingeniería, especializado en medio ambiente y tecnología del control de polución.

-Jim Skea.- Británico.  Su formación, de 1971 a 1975 fue en la Universidad de Edimburgo, en Física y Matemáticas; y de 1975 a 1978, en la Universidad de Cambridge, en laboratorio de física; y en 1979 “disertó” (entiendo que hizo una tesis, o similar)  acerca del “Uso de energía en la industria del aluminio”.

-Eduardo Calvo Buendía. Peruano. De 1885 a 1991 estudió en la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Bratislava (Eslovaquia, antigua Checoslovaquia); y de 1992 a 1994 en la Facultad de Economía Agrícola y Dirección de Nitra, en Eslovaquia. En 1991 se titula en Ciencias del Medio Ambiente (imagino en que Bratislava).

-Thomas C. Wirth.- Norteamericano (USA). Su formación es en Planificación de los Recursos Naturales, en 1988, en la Universidad de Humboldt, Arcata, California.

-Ramón Pichs-Madruga. Cubano.  Su formación fue en Economía del Comercio Exterior, en la Universidad de La Habana. En 1991 obtiene un Master de Ciencias Sociales, dentro del programa de política de ciencia y tecnología de la Universidad de Lund, Suecia; y de 1995 a 1998 se forma en la Facultad de Económicas de la Universidad Autónoma de México.

-Carlo Carrazo. Italiano.  Su formación, desde 1980, fue dirigida a la Economía, Econometría,  titulándose en la Universidad “Ca´Foscari” de Venecia y en Princeton (USA).

-Andy Reisinger. Neozelandés. En 1994 se titula por la Universidad de Bremen, Alemania, diplomado en Física; y en 1998 en Física por la Universidad de Canterbury, Christchurch, Nueva Zelanda.

-Muhammad Irfan Tariq. Pakistán. Se graduó en la Universidad de Ingeniería y Tecnología de Lahore.  Obtuvo un master relativo a medio ambiente en la Universidad Colegio de Londres.

-Jan D. Fuglestvedt.  Noruego.  Titulado en Química del Medio Ambiente por la Universidad de Oslo, y en Química Atmosférica.

-Dr. Youba Sobona. Mali. Su formación es la siguiente: 1976, Ingeniería Civil y Minera, en la Escuela Nacional de Ingenieros de Bamako; 1978 Diploma de profundización en estudios referidos a Ciencias de la Tierra, por la Universidad Pierre et Marie Curie, París VI; y 1981 Doctorado como Ingeniero, Ciencias de la Tierra, por la Escuela Nacional Superior de Minas de París y la Universidad Pierre et Maríe Curie, París VI.

Curiosamente, de estos catorce que localicé, SOLO DOS son meteorólogos, una experta en mecánica de fluidos y otro en química atmosférica.

En contraste con estos “informes oficiales”, he encontrado dos artículos que contienen una serie de razonamiento muy interesantes que no son de los que llegan al ciudadano de manera habitual:

4.2.4.- La opinión de un científico, Emiliano Aguirre Enríquez, de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales , y de un Geólogo, José Antonio Sáez de Santamaría Benedet.

Cambios cíclicos, tendencias y alteraciones naturales del clima” (Emiliano Aguirre Enríquez)

NO ES UN ARTÍCULO DIFUNDIDO EN LA PRENSA COTIDIANA. Yo, al menos, no lo encontré ahí. Está publicado en  la Revista de la Real Academia Ciencias Exactas, Físicas  y Naturales. Vol. 99, nº 1, pgs 161-179, de 2005.

Emiliano Aguirre Enríquez (Ferrol5 de octubre de 1925) es un paleontólogo español. Su principal aportación a la paleoantropología es el inicio del estudio de los yacimientos pleistocenos de la Sierra de Atapuerca, cuyas excavaciones dirigió desde 1978 hasta su jubilación, en 1990. Es Premio Príncipe de Asturias y Académico numerario de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. (WIKIPEDIA)

Resumo algunas de sus frases que me parecen mas interesantes (interesante es todo en este trabajo, pero es preciso seleccionar):

  1. “…El clima cambia y no ha cesado de cambiar en los miles de millones de años de historia de la Tierra, y a esos cambios debemos los niveles de vida que disfrutamos en nuestro ser y su diversidad en nuestros entornos…Luchar contra el cambio climático es, pues, un error de lo mas craso y mortal. Lo que es preciso combatir y evitar son las agresiones al clima natural, y hemos de adaptarnos a los cambios o variaciones naturales de éste…”.
  2. “…El clima y sus variables son diversos actualmente en distintas regiones de la Tierra: en distintas latitudes, distintos océanos y sus profundidades, interior y márgenes de los continentes, y estaciones del año. Los hemos visto cambiar en nuestras vidas, sabemos de cambios seculares, y los geólogos distinguen edades multimilenarias y de millones de años con climas siempre cambiantes…”
  3. “…Tales cambios del clima terrestres fueron siempre recurrentes, esto es, vuelven a ocurrir tras un intervalo; son cíclicos, de modo que series de fenómenos y situaciones análogas vuelven a repetirse; aunque no todos son estrictamente periódicos, es decir, sus fases no se repiten siempre con estricta regularidad e intervalos idénticos…”
  4. “…Me parecía necesaria una concisa introducción sobre la complejidad de esta cuestión, sobre el cambio constante como propiedad esencial del clima, en particular cómo se miden o perciben las tendencias hasta el presente de estos cambios. Si no las conocemos, no podremos adaptarnos ni prevenir los eventos del cambio climático global que se nos avecina, ni acertaremos en la evaluación de las alteraciones en sus variables naturales que sobrevienen por derivaciones de la tecnología y economía humanas…Si se acabara el cambio climático, se acabaría con la vida. No hay que luchar contra el cambio climático, sino contra las agresiones al cambio climático natural…”

El hecho del “cambio” no es algo que se haya descubierto ahora:

HERÁCLITO de Éfeso, filósofo del siglo V antes de Cristo, proclamó: PANTA REI, o sea, que todo fluye…

 «En los mismos ríos entramos y no entramos, [pues] somos y no somos [los mismos]» (citado erróneamente, debido a una obra de Platón, como «Ningún hombre puede bañarse dos veces en el mismo río»).

Artículo de José Antonio Sáenz de Santamaría Benedet, publicado en “La Nueva España” del día 16 de enero de 2016, bajo el título “De los combustibles fósiles, el cambio climático y la transición energética

Empieza afirmando que no es su intención discutir sobre el actual cambio climático y la influencia de las actividades antrópicas -o sea, del ser humano- en dicho fenómeno; pero añade: “…Los geólogos sabemos, desde siempre, que el planeta pasa y ha pasado por períodos geológicos con distintos climas y concentraciones de gases en su atmósfera; y la vida y el nivel del mar han ido adaptándose y cambiandoAsí, en el Cretácico superior (hace unos 60 millones de años), la atmósfera contenía unas 2.000 ppm –partes por millón- de CO2, y los océanos tenían un nivel mucho mas elevado que ahora. No existía, por ejemplo, América del Norte, ni la mitad oriental de la actual España. Hoy día la concentración atmosférica de CO2 está alcanzando las 400 ppm, desde las 350 ppm que había en la época preindustrial…”

Sigue diciendo: “…Los movimientos ecologistas pretenden, de forma voluntarista, sustituir la energía procedente de los combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) que hoy representan el 70% de la energía primaria mundial consumida por una energía procedente 100% de sistemas renovables…”.

Se confunde –dice- la “energía primaria consumida” (o sea: toda la energía utilizada por el hombre en sus diferentes actividades) con la “generación de energía eléctrica”, que es para lo que sirven las renovables, y que solo constituyen una parte de nuestro consumo. “…La sustitución, en la generación de energía eléctrica, de centrales  térmicas de carbón por otras de gas natural o por energía solar o eólica es importante, pero es sólo una parte del problema global…”

Añade unos datos que no tienen fácil contestación: el mundo produce en la actualidad unos 1.700.000.000 de Tm de acero al año, para lo cual es imperativo quemas unos 300.000.000 de TM de cok, que proviene de 500.000.000 de Tm de carbón coquizable, con la consiguiente expedición de CO2 en ambos procesos. Y otro factor generador de CO2 es la producción de cemento: “…se estima que la industria cementera es responsable del 5% de las emisiones de CO2 globales, consecuencia de las reacciones químicas necesarias para producir los 1.000 millones de Tm de cemento que se utilizan cada año. Aproximadamente, se inyecta en la atmósfera una tonelada de CO2 por cada tonelada de cemento producida…”

Calcula el autor que en 2050 vivirán en la Tierra 9.000.0000.000 de personas, de ellas  unos 4.000.000.000 en el conjunto de países desarrollados y, por tanto, serán desaforados consumidores de energía. Actualmente, los 1.200.000.000 de personas que viven en USA, Canadá, Unión Europea, Australia y Japón son responsables del 60% del consumo mundial de energía primaria; pero en 2050 se habrán incorporado a ese grupo Rusia, China, Brasil, India y Sudáfrica, al menos (4.000 millones de personas, mas o menos), lo que significa gran incremento del consumo de energía primaria y, por tanto, de la producción de CO2.

Este incremento de la población mundial  y la mejora económica de los países en vías de desarrollo  implica que la producción y consumo mundial de energía aumentará. Todos los esfuerzos que se realicen para sustituir la producción de  energía eléctrica con carbón por centrales de gas o energías renovables, el incremento de la producción eléctrica con energía hidráulica, las mejoras de eficiencia energética, etc, serán bienvenidas pero no serán suficientes para cambiar el actual estado de cosas.

Así pues, como el mundo se ve abocado a una producción de CO2 en incremento a lo largo del próximo medio siglo, nuestros esfuerzos deberían centrarse  no tanto en intentar descarbonizar el mix energético sino en realizar una intensa labor en I+D que nos permita adquirir tecnologías para capturar en origen el CO2 producido en los procesos industriales, el transporte, etc, para licuarlo y almacenarlo de forma segura en el subsuelo a elevada profundidad en macizos rocosos de geología apropiada, acuíferos profundos salados, domos de sal, campos de petróleo agotados, etc.

Quizás siguiendo esa línea interpretativa de las posibilidades REALES que tenemos de  hacer todo aquello que se acordó en París, Canadá inauguró en 2014 la primera gran planta de captación y almacenamiento de CO2 del mundo. Así lo anuncia Reuters: “…Canadá inagura la primera gran planta de captación y almacenamiento de CO2 del mundo…” REUTERS  La instalación se encuentra dentro de una central térmica y de carbón que se sitúa al oeste de Canadá, en la provincia de Saskatchewan

Y AÑADE UN DATO MUY INTERESANTE: “…EVITARÁ LA EMISIÓN A LA ATMÓSFERA DE UN MILLÓN DE TONELADAS DE DIÓXIDO DE CARBONO CADA AÑO FP(DÍA 02/10/2014 - 13.51H)

  4.2.5.- EL TRATADO DE PARÍS

Voy a señalar únicamente, en este apartado,  la noticia firmada por Manuel Planelles, el 12 de diciembre de 2015, con el enlace para lectura del texto del acuerdo, y solo transcribo el encabezamiento y el primer párrafo. A todo ello tuve acceso, como a casi todas las informaciones, por internet:

CUATRO CLAVES PARA ENTENDER EL PACTO DE PARÍS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

EL ACUERDO TRATA DE LIMITAR EL AUMENTO DE TEMPERATURA Y CREAR UN SISTEMA DE FINANCIACIÓN DE 100.000 MILLONES DE DÓLARES AL AÑO

Manuel Planelles París 12 DIC 2015 - 20:06 CET

El texto final del acuerdo de París, que ha sido ratificado por los 195 países reunidos en la capital francesa, tiene como objetivo principal conseguir que el aumento de la temperatura media del planeta a final de siglo por el cambio climático se quede "muy por debajo" de los dos grados con respecto a los niveles preindustriales. También se apunta a que se deben hacer esfuerzos para que "no supere los 1,5". Se busca además aumentar la capacidad de los países de adaptarse al cambio climático, siempre teniendo en cuenta la "seguridad alimentaria". Por último, se aboga por conseguir que los "flujos financieros" caminen hacia una economía baja en emisiones de gases de efecto invernadero.  

4.2.5.-  A raíz de la convención de París, me vuelvo a plantear nuevamente, reiterando lo que ya hice con anterioridad, la siguientes pregunta: ¿Es posible llevar a cabo una reducción de la temperatura siguiendo las pautas que se establecen en la Convención de París?. Y, sobre todo: ¿Existe una verdadera voluntad de actuar conforme a lo previsto en el Tratado de París y con los objetivos diseñados en el mismo?

Voy a referirme, esquemáticamente, a algunos ejemplos y puntos de reflexión:

  1. Imaginemos que una persona, preocupada por la defensa del medio ambiente y disminuir la emisión de CO2, desearía comprar un vehículo híbrido, esto es, mixto eléctrico y de combustible gasóleo-gasolina. El eléctrico requiere la instalación de un punto de recarga en el garaje; hay pocas estaciones de servicio con recargadotes eléctricos…En definitiva,  mejor comprar un híbrido, en el que se va recargando la batería contínuamente. Precios: Opel Ampera Selective, 38.300 €; Opel Ampera Excellence 39.900 €…o sea: al alcance de todos los bolsillos. ¿Qué hacen los estados firmantes del Acuerdo de París que no se lanzan a producir estos vehículos y a menor precio?. A veces, basta una pequeña muestra para detectar la calidad o la valía de  toda la pieza. Recordemos que, en la fecha en que expongo la presente conferencia, hay una grave preocupación en la economía mundial por la bajada del precio del petróleo (menor demanda, exceso de producción) que, sin embargo, de ser coherentes con lo que se firma y afirma, debería producir una situación de alborozo generalizado en el orbe: ¡al fín entra en decadencia el consumo de combustibles fósiles!. Un poco de cinismo, a veces, no resulta del todo perjudicial, y hasta puede contribuir a colocar las cosas en su sitio: resulta, sin embargo, que la economía mundial (o sea, la de todos los países que han firmado  el tratado de París) respiraría mas aliviada si el precio del petróleo subiera, y si la economía china y de los países emergentes creciera al ritmo de los años pasados. Eso implicaría mas consumo de combustibles fósiles, y, consiguientemente,  mas emisiones de CO2, pero ¿qué es eso, comparado con la calma en los mercados?
  2. ¿Cómo se va a controlar el cumplimiento por los 195 países de sus compromisos?. Pienso en las dificultades que, seguramente, se encuentra la Oficina Europea para la Lucha Contra el Fraude (OLAF) para controlar en los países comunitarios, que tienen medios y tradición en la persecución del fraude, la corrupción, los desvíos de subvenciones y falsificación de datos al objeto de obtenerlas ilícitamente, en perjuicio del presupuesto comunitario, por lo que no veo como se va a poder controlar externamente a países tan enormes y de tanta población como China, India…Pero es que, además, si no se ha logrado medir mas que una pequeña parte de la contaminación emitida en África y América Latina, y muy poco o nada en Oriente Medio, ¿cómo se van a controlar las emisiones y demás compromisos adquiridos en la Convención de París?.
  3. ¿Quién y como se van a gastar los 100.000 millones de dólares al año  en labores vinculadas al cambio climático? ¿Cómo y quien se va a repartir el pastel que pagaremos todos los contribuyentes con nuestros impuestos?
  4. ¿Por qué a los que intentan ver el lado positivo del cambio climático (caso de  Philippe Verdier, meteorólogo de France 2 TV, tras publicar su libro “Climat Investigation”) les despiden?. En este caso, parece que la disculpa que se utilizó fue que el Sr. Verdier promocionó su obra como jefe de meteorología de France 2 (lo que, seguramente, debe estar prohibido), pero ocurre que, como él mismo razona, “..Si hubiera escrito un libro de jardinería, no me habrían despedido…” La noticia la leí en “El Mundo”, Crónica, de 6 de diciembre de 2015.

 5º/ Voy a referirme ahora, para finalizar este segundo apartado de mi conferencia, a uno de los asuntos que han generado más agitación en nuestro país en los últimos años: el tema de los desahucios hipotecarios. Sobre este tema publiqué un artículo en la revista jurídica “Considerando”, del Ilustre Colegio de Abogados de Lucena, en el número correspondiente al año 2013, con el siguiente título: “EJECUCIONES HIPOTECARIAS: DEMAGOGIA Y DERECHOS DE LOS CONSUMIDORES.”. Lo cito expresamente por si alguien tiene interés en ampliar información al respecto. Simultáneamente, con ello quiero acreditar documentalmente cómo me ha preocupado el tema de la manipulación informativa desde mucho antes de que D. Marcelo Palacios me encomendara la conferencia inaugural del curso de Bioética.

La lectura de la parte de este artículo que se refiere a la nota del Banco de España publicada el día 10 de mayo de 2013, y referida a datos del año 2012, desmiente las informaciones que, frívolamente, han hablado de “cientos de miles de desahucios al año”. Los datos objetivos están al alcance de quien los quiera estudiar y/o analizar, y no solo del Banco de España, sino también de la estadística del Consejo General del Poder Judicial…pero aquí hay una “manipulación de la verdad por omisión”, y es sobretodo imputable a aquellos que sí saben donde encontrar y consultar los datos, para hacer una evaluación lo mas ajustada y atinada posible de la situación ante la que nos encontramos: quien podía haber hecho un estudio serio del problema (que existía, y eso no hay que negarlo, porque negar la crisis es negar algo que es real todos hemos sentido, palpado y/o experimentado de alguna manera, directa o indirectamente, a través de nuestros familiares que perdieron el empleo o se han visto obligados a soportar una reducción de ingresos mensuales)…PERO no cabe duda de que a determinados grupos sociales y políticos les interesaba magnificar el problema con miras a obtener los  consiguientes réditos electorales.

Fíjense, por ejemplo, en este artículo publicado por el diario El Mundo, donde quien salta a la palestra es Aministía Internacional. De acuerdo con lo que figura en su página web (www.amnesty.org), en relación a los derechos vinculados a la dignidad humana dice lo siguiente:

LA DIGNIDAD HUMANA

© Nikola Ivanovski

Vivienda

Todos tenemos derecho a la vivienda, pese a lo cual más del diez por ciento de los habitantes del mundo viven en un barrio marginal o asentamiento informal. Las condiciones de vida suelen ser terribles, con hacinamiento, poco o ningún acceso a agua apta para el consumo, aseos o servicios de salud. Muchos habitantes de los asentamientos informales o barrios marginales no están protegidos frente al hostigamiento, como los desalojos forzosos, porque su derecho a vivir allí no está reconocido legalmente.

Se denomina desalojo forzoso a la expulsión de una persona de su casa y sus tierras sin que medie aviso o consulta previos y sin indemnización. Los desalojos forzosos son ilegales y violan el derecho a la vivienda. A menudo estos desalojos son violentos, destruyen medios de vida y dejan a personas sin hogar.

AMNISTÍA INTERNACIONAL PIDE:

Que los gobiernos:

• dejen de expulsar a las personas de sus casas sin previa notificación, sin una indemnización o sin una consulta adecuadas;
• firmen y ratifiquen el Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales;
• se aseguren de que los proyectos de desarrollo económico (como infraestructuras o minería) ayudan a los más desfavorecidos y no causan abusos contra los derechos humanos.

En consecuencia, “Amnistía Internacional”  entra en el debate acerca de los desahucios en España como si se tratara de las vulneraciones de derechos humanos por vía de expropiaciones y expulsiones arbitrarias  SIN ANALIZAR NI INTERPRETAR ADECUADAMENTE LOS DATOS REALES DEL PROBLEMA, apreciándose que han entrado en un ámbito de actuaciones y de preocupaciones específicas  que no es la que viene reflejada en su propia página web, ya que aquellos desalojos y expulsiones NADA tienen que ver con los supuestos planteados en España.

Pero las noticias sobre desahucios  siguen reiterándose machaconamente. Paso a reseñar un artículo de “El Mundo”, del 23 de junio de 2015, donde además se hace referencia a lo que dice Amnistía Internacional: 

España 

DESAHUCIOS

Mientras, el 30% de las viviendas vacías de Europa están en nuestro país100.000 familias perdieron su vivienda habitual en los dos últimos años

  • 600.000 desalojos hipotecarios en España desde que empezó la crisis
  • La vivienda social en España representa sólo el 1% frente al 32% de Países Bajos o el 18% de Reino Unido según consta en un informe de Amnistía Internacional
  • Entre 2009 y 2015, el gasto público de vivienda se ha reducio en los Presupuestos Generales del Estado en más de un 50%
ALBERTO MUÑOZ Madrid

Actualizado:23/06/2015 12:15 horas

35

Entre 2008 y el primer trimestre de 2015, se han iniciado en nuestro país 598.747 procesos de ejecución hipotecaria según las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial ofrecidas hoy en un informe presentado por Amnistía Internacional.

Estos datos no especifican sin embargo si se trata de una vivienda o un local comercial. En cuanto a domicilios principales en nuestro país, Amnistía Internacional denuncia, en base a datos del Banco de España, que entre 2012 y junio de 2014 se produjeron 97.577 ejecuciones hipotecarias. Es decir, que cerca de 100.000 familias perdieron su lugar de residencia habitual.

Esta situación se produce mientras que el 30% de las viviendas vacías de Europa se encuentran en nuestro país según los últimos datos del INE en 2011. En este sentido la organización reclama en su estudio el elevado número de viviendas vacías de las que dispone España, 3,44 millones según el censo de 2011, son un "recurso potencialmente utilizable a la hora de garantizar el derecho a la vivienda recogido en la Constitución".

Un problema que, según denuncia Amnistía Internacional en su informe, está provocado "por la desprotección que sufre el individuo por parte de las instituciones públicas". También se señala que, a pesar de que desde 2012 el Gobierno ha aprobado una serie de medidas dirigidas a mejorar la situación de las personas en riesgo de perder su casa, éstas "no son suficientes para cumplir con las obligaciones que exige el derecho internacional en cuanto a derechos humanos".

A continuación, voy a reseñar otro artículo (www.libremercado.com de 16 de agosto de 2015, Juan Ramón Rallo), pero en el que se aprecia que su autor se ha preocupado mucho más de indagar en el tema y profundizar en él, siguiendo los datos mas próximos a la problemática real con los que se cuenta:

“…La triste realidad del desahucio de familias ha copado el debate social, mediático y político de nuestro país durante años. En parte era comprensible, ya que arrebatar a una persona la propiedad privada de su casa constituye uno de los procesos civiles más duros que podemos contemplar. Sin embargo, como sucede siempre que los partidos políticos (o los embriones de partidos políticos) se convierte en adalides de alguna causa social, existe un más que cierto riesgo de aprovechamiento electoralista del problema y, por tanto, de politización manipuladora.

En el caso de los desahucios en España, hubo una clara intención de inflar las cifras de familias desahuciadas para magnificar un drama que en sí mismo no debería haber requerido de ninguna magnificación. A este respecto, hemos escuchado que 600.000 familias perdieron su vivienda entre 2007 y 2014 como consecuencia de los desahucios bancarios. La cifra parece sólida y veraz, ya que procede de una fuente tan oficial como son las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Sin embargo, si uno se detiene a estudiar mínimamente la cuestión comprobará que lo es mucho menos de lo que parece…por motivos injustificables pero perfectamente explicables, la cifra de 600.000 terminó convirtiéndose en el guarismo oficial de familias que habían perdido sus hogares en España como consecuencia de la crisis económica. ¿Acaso no disponemos de una estadística algo más precisa?

Sí, afortunadamente, desde el año 2012 disponemos de una estadística elaborada por el Banco de España mucho más detallada que la del CGPJ, donde no sólo se distingue entre viviendas principales y secundarias, también entre las circunstancias que han rodeado la pérdida del inmueble (entrega voluntaria al banco o desahucio/lanzamiento judicial). Hace unas semanas el Banco de España publicó las cifras correspondientes a 2014, de manera que ya disponemos de los datos completos del trienio 2012-2014, en el que según la estadística del CGPJ hubo 255.051 procesos de ejecución hipotecaria: casi la mitad de los presuntos 600.000 desahucios que han tenido lugar durante esta crisis.

Pues bien, atendiendo a las cifras del Banco de España, entre 2012 y 2014 los procesos de ejecución hipotecaria han concluido en las siguientes pérdidas de vivienda principal:

Ejecuciones hipotecarias con pérdida de vivienda principal en España en 2012, 2013 y 2014

Entregas voluntarias de vivienda con dación en pago 46.633
Entregas voluntarias de vivienda sin dación en pago 10.312
Lanzamiento judicial hallándose la vivienda vacía 46.632
Lanzamiento judicial hallándose la vivienda ocupada pero sin intervención policial 6.183
Lanzamiento judicial hallándose la vivienda ocupada y con intervención policial 380
TOTAL 110.140
Fuente: Banco de España

Los datos relativos a los ejercicios de 2013 y 2014 aparecen publicados en una Nota informativa sobre los procesos de ejecución hipotecaria sobre viviendas, que en el documento que obtuve en internet aparece fechada el 30 de julio de 2015. En dicha nota se puede apreciar cómo se han producido entregas de viviendas a las entidades de crédito, PERO sucede que las entregas voluntarias superan a las entregas judiciales, y  se puede comprobar cómo se llevaron a cabo “daciones en pago”, y que las entregas judiciales, en su inmensa mayoría, se hicieron encontrándose la vivienda vacía, siendo las entregas judiciales de vivienda -habitual o no- en situación de “ocupada”, de 2.229 en el año 2014, y 2.288 en el año 2013, habiendo intervenido las fuerzas del orden  en 25 ocasiones en el año 2014 y 147 veces en el año 2013.

Según esta nota del Banco de España, y referido al año 2014, tenemos lo siguiente:

I.- Número total de hipotecas-hogares para adquisición de vivienda.

             6.458.114

                             -Para adquirir vivienda habitual: 5.828.408

                             -Para adquirir otras viviendas: 629.706

II.-  Entregas de viviendas -al Banco o Caja, por no poder pagar, etc-, incluyendo aquí tanto las entregas voluntarias como las que se produjeron tras la correspondiente demanda judicial de ejecución hipotecaria.

             46.591   (o sea: el 0,72% del total de hipotecas en vigor)

                            -De vivienda habitual: 36.519 

                            -De otras viviendas: 2.881

III.- Entregas voluntarias:

  1. (o sea: del total de las entregas): 47,83%

De ellas, fueron daciones en pago: 18.483 (esto significa que, de  las 22.287 viviendas entregadas, en 18.483 se extinguió toda la deuda): el 82,93 %.

De esas entregas voluntarias, con dación en pago, 16.489 correspondieron a vivienda habitual, y 1.994 a otras viviendas.

IV.- Entregas judiciales:

             24.304 (o sea: del total de las entregas): 52,16%

                      -De vivienda habitual: 17.113

                      -De otras viviendas: 7.191

V.- Entregas judiciales con vivienda vacía:

                      - De vivienda habitual: 15.312

                      - De otras viviendas: 6.763

VI.- Entregas judiciales con vivienda ocupada:

                     -De vivienda habitual: 1.801

                     -De otras viviendas: 428

VI.- Entregas judiciales con intervención de las fuerzas del orden:

                      En total: 25

-De vivienda habitual: 20

-De otras viviendas: 5

  La estadística del Banco de España pone de manifiesto que, en 2014, se plantearon o estaban planteados ante los Juzgados de España demandas de ejecución hipotecaria que dieron lugar  a subastas y entrega forzosa de 24.303 viviendas, de las cuales eran vivienda habitual 17.113, y que, cuando se llevó a cabo la entrega, de estas viviendas  las que estaban ocupadas (y, donde evidentemente el lanzamiento fue mas dramático) eran 1.801.

Como se puede entender, para quien lo sufre la situación sigue siendo trágica. PERO, desde la perspectiva de la totalidad del país, con aproximadamente 46.000.000 de habitantes y 6.458.114 hipotecas en vigor, de las cuales 5.828.408 corresponden a préstamos con garantía hipotecaria para adquisición de vivienda habitual, que en 2014 los lanzamientos con personas en el interior de la vivienda (se sobreentiende que, cuando la vivienda se entrega vacía, los que en ella residían han conseguido trasladarse a otra vivienda, bien alquilada, bien cedida por parientes y/o amigos, bien facilitada por las entidades públicas (Ayuntamiento, Autonomía…), y cuando la decisión judicial afectaba a vivienda habitual, fueron 1.801.

El año 2014 no fue el peor de los de la crisis, pero en 2013, según la estadística del Banco de España, la entrega de viviendas a Bancos y Cajas, tanto voluntariamente (esto es: sin acudir  a la vía judicial) como la judicial ascendió a 45.194, esto es,  1.397 viviendas MENOS que en 2014, si bien el número de entregas judiciales con vivienda habitual ocupada fue un poco superior, 1.890 en lugar de los 1.801 de 2014 (un 4,94% mas).         

En el mes de enero de 2016, me pidieron del diario “La Nueva España” de Gijón los datos relativos a desahucios llevados a cabo en 2015 en el Partido Judicial de Gijón, que, como saben, comprende los concejos de Gijón y Carreño. En materia de arrendamiento, se registraron 461 demandas, de las cuales 403 fueron de desahucio por falta de pago de renta o cantidades asimiladas, y 58 por otros motivos (extinción del plazo del contrato, ruina del inmueble, etc), y esto para una población de, aproximadamente, 300.000 habitantes, sumando los de Gijón y Carreño.

En cuanto a ejecuciones hipotecarias, se plantearon en este Partido Judicial un total de 192 durante todo el año 2015, y así fue publicado en el periódico (POSTERIORMENTE -EL 21/01/2016- FUI INFORMADO DE QUE FUERON CUATRO MENOS, 188 hubo un error al comunicarme el dato; PERO NO ES UNA DIFERENCIA ESENCIAL, NI ALTERA, EN LO FUNDAMENTAL, LOS CÁLCULOS COMPARATIVOS. De hecho, al haber computado cuatro mas, el cálculo resulta mas favorable para quienes sostienen que se han producido muchos mas desalojos por ejecución hipotecaria de los que realmente tuvieron lugar), no contándose con medios para distinguir -desde la oficina del Decanato- cuántos eran de vivienda, cuántos de “segunda vivienda” y cuántos de locales no  utilizables como vivienda. Si fuera correcto extrapolar estos datos, tendríamos que, si 300.000 habitantes generaron 192 procedimientos de ejecución hipotecaria en 2015, 46.000.000 de habitantes (población española en 2015) habrían producido en torno a 29.500 o 30.000 procedimientos de ejecución hipotecaria los generados en toda España en 2015. Adviertan que este cálculo, pese a no ser demasiado fiable, porque se basa en la extrapolación de los datos de un partido judicial industrial, pero en declive y con importante tasa de paro a toda España; sin embargo lo cierto es que arroja unas cifras que no están no muy alejadas de las que facilitaba el Banco de España en su nota informativa de  10 de mayo de 2013, constatándose una disminución de los procedimientos respecto de los que yo he calculado. Y, si se toman como referencia las entregas judiciales de vivienda, habitual o no, en todo el país en 2014, según el Banco de España fueron 24.304, o sea, posiblemente menos que las que resultan de la extrapolación (aunque en los 192 procedimientos hipotecarios de 2015 se incluyen tanto los relativos a viviendas como a locales, no siendo por tanto descartable que la suma a los 24.304 por viviendas se pudiera elevar hasta los 29.500 de la extrapolación).

Si para 300.000 habitantes del Partido Judicial de Gijón hubo, en 2015, un total 192 ejecuciones hipotecarias, y en el supuesto de que todas ellas hubieran acabando con el lanzamiento y que fueran de vivienda habitual ocupada, en el peor de los casos, nunca se podría perder de vista que la incidencia es de 64 procedimientos de ejecución hipotecaria por cada cien mil habitantes al año, lo que, calculando a razón de tres personas (grupo familiar) por vivienda desalojada, supone que en 2015, de 300.000 habitantes del Partido Judicial, las personas que resultaron afectadas serían 576. Sigue siendo una cantidad importante, pero no algo imposible de paliar por medio de los servicios sociales o de cualquier otro medio.

 Datos relativos a procedimientos de ejecución hipotecaria planteados en el Partido Judicial de Gijón desde el inicio de la última crisis, conforme a los registros del Decanato:

2007.............134

2008.............201

2009.............255

2010.............184

2011.............168

2012.............212

2013.............244

2014.............292

2015.............188

TOTAL, desde 2007 a 2015, ambos inclusive (nueve años),1.878 asuntos. Extrapolando el dato, si para 300.000 habitantes del Partido Judicial de Gijon, en 9 años hubo 1878 asuntos de ejecución hipotecaria, en nueve años, para una población de 46.000.000 de habitantes hubo 287.969 asuntos, o sea, un promedio de 31.995 asuntos hipotecarios en vía judicial (esto es: sin solución pactada entre las partes y con entrega voluntaria, muchas con “dación en pago” y la consiguiente extinción de la deuda) por año en todo el país. De acuerdo con los datos estadísticos del Banco de España, en 2013 hubo en España 23.822 entregas judiciales de vivienda (habitual o no), y en  2014 24.304 entregas. Lógicamente, las entregas se producen después de la tramitación procesal, al final de la misma, la cual pudo haberse iniciado en el año anterior, o dos años antes, aproximadamente. De todas formas, no hay demasiados inconvenientes para asumir que, mas o menos, coincide el número de asuntos que entra con el de entregas de vivienda (aunque se alcanzan acuerdos, es habitual que los bancos intenten la solución extrajudicial y que cuando acuden al Juzgado es porque ya no hay solución). Esto indica que la situación, en Gijón, fue peor que en el conjunto de España; y, sin embargo, wl número de ejecuciones hipotecarias no es desmesurado ni escandaloso.

¿Por qué se ha manipulado la realidad, incluso invocando datos que no responden a la verdad objetiva?. No hace falta que les de yo la respuesta, porque TODOS ustedes la saben. Y lo que resulta mas sorprendente es el silencio -bueno, no descarto que hayan surgido voces en defensa de las conclusiones que se pueden derivar de los datos fiables obtenidos SIN apasionamiento, actuando con un escrupuloso criterio científico-. Por ese motivo me pareció interesante incluir  estas reflexiones en esta parte de la conferencia sobre la manipulación.

INSISTO: no hay que minimizar la tragedia que supone para una persona o una familia la pérdida de su vivienda; PERO si se quiere abordar e intentar solucionar el problema adecuadamente, hay que concretarlo sobre bases reales, no mediante afirmaciones unilaterales y carentes del menor soporte probatorio. En este caso, sin embargo, parece que se han conjurado quienes tenían una visión desaforada del problema con los medios de comunicación, que han multiplicado la difusión de informaciones no ajustadas a la realidad, generando así un estado de opinión que asumía como real los “cientos de miles de desahucios hipotecarios”, que no eran tantos ni mucho menos; angustia ante el elevadísimo número de personas que parecía que habían sido arrojadas a la calle por no poder pagar los sucesivos vencimientos del préstamo con garantía hipotecaria y de miedo y  malestar por tener la percepción de una sociedad que estaba en quiebra, hundiéndose poco a poco…y, cuando se difunde la idea de que la sociedad está hundiéndose o a punto de hundirse, se crea una sensación de MIEDO que acaba calando en el ciudadano, que es el mismo que tiene que votar en las elecciones…¿Se utiliza o no esa manipulación mediática? Y, lo que es mas importante, desde un punto de vista práctico ¿se ha beneficiado alguien electoralmente de la sensación de miedo e inseguridad que se ha producido entre el electorado?. Me limito a formularles la pregunta, y no les facilito la respuesta…porque Vdes. la conocen perfectamente.

 Traslación de las ideas, dudas y conclusiones que derivan de todo lo anterior al ámbito de la Bioética.-

Una vez expuesto todo lo anterior, y después de haber intentado sembrarles la duda acerca de la escasa fiabilidad de muchas de las informaciones que nos llegan con una vestidura formal científica (no se si lo conseguí, pero desde luego lo he intentado), voy a tratar de encajar las ideas y conclusiones que se pueden extraer de lo que antecede en el ámbito de la bioética.

Y, siguiendo el sistema de poner ejemplos y de plantear cuestiones, problemas y preguntas a las que ustedes mismos se van a responder, porque de eso se trata, les diré que he fijado la atención en diversas normas jurídicas que tienen relación con los temas propios de la bioética que, por orden cronológico, son las siguientes:

1.- Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.

2.- Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.

3.- Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida.

4.-  Ley 14/2007, de 3 de julio, de investigación biomédica.

5.- Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.

COMENCEMOS POR ANALIZAR LA REGULACIÓN LEGAL DEL “COMITÉ DE BIOÉTICA”,  QUE FIGURA EN LA LEY 14/2007, Y CUYO TÍTULO VII SE DEDICA A ÉL. EN CONCRETO, VEREMOS LOS ARTÍCULO 77, 78, 79 Y 80:

EL COMITÉ DE BIOÉTICA DE ESPAÑA

Artículo 77Naturaleza del Comité

Se crea el Comité de Bioética de España, como órgano colegiado, independiente y de carácter consultivo, sobre materias relacionadas con las implicaciones éticas y sociales de la Biomedicina y Ciencias de la Salud.

Estará adscrito al Ministerio de Sanidad y Consumo, que designará su sede.

Artículo 78.- Funciones

1. Son funciones del Comité de Bioética de España:

  • a) Emitir informes, propuestas y recomendaciones para los poderes públicos de ámbito estatal y autonómico en asuntos con implicaciones bioéticas relevantes.
  • b) Emitir informes, propuestas y recomendaciones sobre materias relacionadas con las implicaciones éticas y sociales de la Biomedicina y Ciencias de la Salud que el Comité considere relevantes.
  • c) Representar a España en los foros y organismos supranacionales e internacionales implicados en la Bioética.
  • d) Elaborar una memoria anual de actividades.
  • e) Cualesquiera otras que le encomiende la normativa de desarrollo de esta ley.

2. Los informes, propuestas, recomendaciones y demás documentos elaborados por el Comité de Bioética de España podrán ser publicados para general conocimiento y difusión, con pleno respeto a los derechos fundamentales constitucionalmente reconocidos.

3. El Comité de Bioética de España colaborará con otros comités estatales y autonómicos que tengan funciones asesoras sobre las implicaciones éticas y sociales de la Biomedicina y Ciencias de la Salud y fomentará la comunicación entre ellos, sin perjuicio de sus competencias respectivas.

Artículo 79.-  (Composición y designación de sus miembros).-

1. El Comité estará constituido por un número máximo de doce miembros, elegidos entre personas acreditadamente cualificadas del mundo científico, jurídico y bioético. En su composición deberá procurarse la presencia equilibrada de las distintas disciplinas implicadas en las reflexiones bioéticas.

2. Los miembros del Comité serán nombrados por el Ministro de Sanidad y Consumo, de la forma siguiente:

  • a) Seis miembros, a propuesta de las comunidades autónomas, según lo acordado a tal efecto en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.
  • b) Seis miembros propuestos por la Administración General del Estado en la proporción siguiente:
    • 1.º Uno por el Ministerio de Justicia.
    • 2.º Uno por el Ministerio de Educación y Ciencia.
    • 3.º Uno por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.
    • 4.º Tres por el Ministerio de Sanidad y Consumo.

3. El Presidente del Comité será nombrado de entre sus miembros por el Ministro de Sanidad y Consumo.

4. El Secretario del Comité será un funcionario con rango de Subdirector General perteneciente al Instituto de Salud Carlos III, que actuará con voz y sin voto.

Artículo 80.- (referido a duración del mandato y ejercicio del cargo). Me ocupo solo del apartado 4:

4. Los miembros del Comité actuarán con independencia de las autoridades que los propusieron o nombraron y no podrán pertenecer a los órganos de gobierno de la Administración del Estado, comunidades autónomas o corporaciones locales, así como a las Cortes Generales o Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas.

En consecuencia, tenemos lo siguiente:

  1. El órgano es de carácter CONSULTIVO. Evidentemente, los informes que pueda emitir, tras la consulta que se le pida, no son vinculantes.
  2. Es un Comité absolutamente controlado por la Administración autonómica y central, y, en principio, considero que esa dependencia es peligrosa, AUNQUE se diga en el 80.4 que “…Los miembros del comité actuarán con independencia de las autoridades que los propusieron o nombraron...”, declaración de intenciones que sospecho es una mera formalidad inocua y hasta innecesaria, porque no es previsible que nadie vaya a designar a un miembro del Comité con cuyos planteamientos no esté de acuerdo, por lo que no hace falta que se cursen instrucciones  vulneradoras del texto y del espíritu de la Ley: la coincidencia se produce “a priori” o su existencia se da por descontada.
  3. Sin embargo, se insiste en que los miembros serán personas acreditadamente cualificadas DEL MUNDO CIENTIFICO, jurídico y bioético. Esto pone de manifiesto que no se renuncia a la pátina científica, como vulgarmente se dice, “para mejor vestir al santo”. Si solo se tratara de juristas, expertos en ética y bioética sería mas fácil rebatir sus argumentos, porque en derecho y filosofía la discusión es algo normal y, por ello, casi permanente…pero en el campo de la ciencia existen igualmente polémicas, criterios diferentes, y teorías que se rebaten o intentan rebatir con pruebas…PERO con la peculiaridad de que el ciudadano corriente -categoría en la que, muy honrosa e inevitablemente, me incluyo- no suele disponer de conocimientos suficientes para captar la esencia de las controversias científicas. De la validez o de la oportunidad de una ley puede discutir cualquiera, y eso es lo que sucede en multitud de tertulias en los medios de comunicación, pero ¿quién está capacitado para discutir el “bosón” o la partícula de Higgs? ¿qué sabemos de mecánica cuántica? ¿y de ingeniería genética? ¿cómo es posible aislar un fragmento de ADN del genoma original para insertarlo en otra molécula de ADN?.

En consecuencia, esa pátina científica y nuestra propia ignorancia, de alguna manera nos pueden frenar en la crítica, y por ello no hay que descartar que nos convirtamos en víctimas de cualquier manipulación, como lo que les he contado antes del tema de los desahucios. Sin embargo, si pensamos que lo esencial de la bioética es, precisamente, el aspecto ético, la preocupación por la defensa de la dignidad y  del significado o concepción del ser humano en relación con temas de mayor recorrido histórico, tales como el aborto y la eutanasia, y sobre todo en relación con la problemática que generan los avances tecnológicos, la investigación científica y, por tanto, las posibilidades de hacer cosas impensables hace pocos años, en ese campo cualquiera de nosotros está en condiciones de opinar y decir algo.

Un ejemplo de esta posibilidad de criticar la ofrece el diario “El País”, en un artículo publicado el 14 de enero de 2013:

 DIARIO “EL PAÍS”, DE 14 DE ENERO DE 2013

EL GOBIERNO LLENA EL COMITÉ DE BIOÉTICA DE ANTIABORTISTAS. SIETE DE SUS 12 MIEMBROS ESTÁN CONTRA LA LEY DE INTERRUPCIÓN DEL EMBARAZO

Emilio de Benito Madrid 14 ENE 2013 - 21:53 CET181

La futura —e indeterminada— reforma de la ley del aborto que anunció nada más llegar al cargo el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, tiene un nuevo colaborador: el recién renovado Comité de Bioética de España. Este organismo, compuesto por 12 miembros, tiene ya al menos a siete que se han manifestado contra la interrupción del embarazo en general o contra la ley del aborto que aprobó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en concreto.

El papel de este organismo es solamente consultivo, pero tiene una gran importancia a la hora de alegar que una ley tiene el aval de expertos en bioética. Su composición se determina en dos fases: primero, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud escoge a seis miembros. Este proceso se cerró en octubre del año pasado, y ya la nueva lista apuntaba hacia una ideología más conservadora, como corresponde al ser elegido por un órgano donde el PP, gracias a que gobierna la mayoría de las comunidades autónomas, tiene un amplio poder.

Entre los nombrados en esta primera tanda, destacan, en este sentido, dos: Nicolás Jouve de la Barreda y Vicente Bellver. El primero, profesor de Genética, fue uno de los firmantes de la llamada Declaración de Madrid de 2009, un documento auspiciado por organizaciones como Derecho a vivir que directamente pide “la defensa de la vida humana desde la concepción a la muerte natural”. Es decir, nada de regular el aborto ni, mucho menos, la eutanasia.

Bellver también se ha manifestado en contra del aborto, la investigación con células madre embrionarias y la píldora poscoital, por entender, contra el criterio científico, que posee un “efecto abortizante”.

Las comunidades también eligieron al abogado experto en derecho sanitario Federico de Montalvo Jääskeläinen (profesor en la Universidad Pontificia de Comillas, de los jesuitas) y a Manuel López de los Reyes, miembro de honor de la Asociación de Bioética Fundamental, también tachada de conservadora dentro de las numerosas asociaciones de este sector que existen en España. Por último, eligieron al médico asturiano Ignacio Fernández Muñiz, y mantuvieron a Carlos Romeo, quien ya estaba en la anterior comisión y que se considera del sector progresista del comité. Estos dos últimos fueron propuestos por las comunidades del PSOE, en cuya candidatura municipal para Avilés llegó a ir Fernández Muñiz en 2007.

El perfil se ha reforzado con los miembros elegidos por la Administración. Repiten el teólogo Carlos Alonso Bedate (uno de los que firmó contra la ley de Zapatero, propuesto ahora por Economía) y César Nombela (el otro que se opuso a la anterior reforma de la ley, elegido por Sanidad). El ministerio de Ana Mato ha incluido también a Teresa López López, de la Fundación Acción Familiar, de inspiración cristiana, que ya se ha manifestado a favor de la reforma anunciada por Gallardón, y a Miguel Serrano Ruiz-Calderón, profesor de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid y con un blog en el que recoge posturas conservadoras (está centrado en la lucha contra la eutanasia pero también incluye, por ejemplo, entradas contra el matrimonio homosexual). Está abiertamente en contra de la investigación con células madre embrionarias.

Justicia, por su parte, ha elegido al fiscal aragonés Fidel Cadena Serrano, que fue el encargado de acusar al juez Baltasar Garzón por el asunto de los supuestos cobros ilegales en Nueva York.

Los 12 miembros del comité se completan con Natalia López Moratalla, presidenta de la Asociación Española de Bioética. De todas las que existen, es la más conservadora. Referido al aborto, López Moratalla es también una firme defensora del embrión desde el momento de la concepción.

Desde el punto de vista de la igualdad entre sexos, el nuevo comité es un retroceso: de cuatro mujeres ha pasado a tener dos.

Consecuencias que se desprenden del texto que antecede:

A) Que es muy posible que, en la decisión de nombrar a determinados candidatos para integrarse en el Comité de Bioética, aparte del nivel científico o calidad profesional del elegido, haya tenido también especial incidencia la ideología del mismo, así como su coincidencia o afinidad con la del partido que en cada momento esté en el poder.

B) Que la crítica contenida en el mencionado artículo aparentemente se supone que está -a su vez- alineada con el posicionamiento ideológico del diario en el tema del aborto, por lo que puede presumirse que, en el caso de que los nombramientos hubieran recaído en personas ideológicamente afines, el contenido del artículo sería muy diferente del que ha salido a la luz; es mas:  quizás ni siquiera se habría hecho referencia a dicho nombramiento.

C) Que la opinión pública solo puede formarse a través de las informaciones -o, más bien: de los “juicios de valor”- contenidos en artículos como éste.

D) Que, en consecuencia, es legítimo dudar tanto del acierto en las designaciones de los miembros del Comité de Bioética como del criterio expuesto por el articulista de “El País” y de la opinión que pueda llegar a adquirir el ciudadano -mayoritariamente carente de conocimientos y formación como para poder enjuiciar a los integrantes del Comité- acerca de ellos: lo normal y previsible es que acabe asumiendo los criterios y valoraciones que hayan podido expresar los medios de comunicación con los que se siente mas identificado y que coinciden con sus inclinaciones ideológicas y/o políticas.

Bien, sentado lo anterior hay que preguntarse: ¿qué valor científico, en sentido estricto, se puede otorgar a los informes que pueda emitir el Comité de Bioética?. Es mas: ¿no es la Ética una disciplina que, entre otras misiones, pretende ocuparse de valorar los aspectos morales y los posibles límites o fronteras de la investigación científica, especialmente en lo que toca al ser humano en toda la extensión de la palabra, incluyendo la manipulación genética, la experimentación con seres humanos, el aborto, la eutanasia y demás cuestiones de los que se ocupa la Bioética?. Dado que la Ética no es una ciencia exacta como las Matemáticas, ni experimental como la Física, la Química o la Medicina, tendremos  una “Ética” ajustada o apropiada para cada ideología, y las conclusiones que formulen los científicos y profesionales del Comité habrán pasado siempre por su filtro ideológico y ético particular, esto es: serán eminentemente subjetivas, en esencia. En consecuencia: ¿a que viene revestir de una pretendida aureola científica lo que, en realidad, es la expresión de una forma de ver las cosas, por muy profunda que sea?. ¿No estamos manipulando el ámbito de lo científico para aplicar ese calificativo a lo que no es científico? ¿Es la Bioética una forma encubierta de definir el “consenso” en relación a los problemas de los que se ocupa?

En una obra colectiva titulada “Los desafíos de los derechos humanos hoy”, en las páginas 628 a 639 aparece un trabajo de D. Marcelo Palacios Alonso titulado “La Bioética como instrumento civil”, se puede leer lo siguiente “…En definitiva, la Bioética es ante todo un instrumento civil de arbitraje entre la ciencia y la tecnología, de un lado, y la comunidad humana de la que son patrimonio, por el otro. Es una cadena de entendimiento y voluntades relativamente eficaz, en la que no es infrecuente que fallemos, al no cuidarla o al malversarla con polémicas artificiosas e improductivas; así que aún admitiendo que no es la panacea para lograr siempre el equilibrio razonable para la solución de aquellos problemas, es consecuente que la sociedad se provea en ocasiones de normas legales o bioleyes y acuda al derechopara resolverlosAsí las cosas, es preciso afirmar que “no hay problemas de la Bioética”, sino problemas causados por las aplicaciones de la biología, la medicina o las bioindustrias, los daños al medio ambiente, la calidad de la alimentación, el uso y consumo etc, sobre los que la Bioética reflexiona y ha de dar respuestas concretas y positivas…”

 En consecuencia, pretendo a continuación fijar la atención de Vdes. en determinados problemas  -es imposible abarcar todos en una conferencia- que he detectado en las leyes que mencioné anteriormente, problemas respecto de los cuales pienso que, desde el ámbito de la Bioética, algo se tendrá que decir y, en su caso, volver a analizar o valorar las normas o emitir criterios y opiniones distintas de las anteriores, en caso de que se llegara a la conclusión de que se debía cambiar de opinión.

Si se quiere que la Bioética  tenga una utilidad práctica como espacio de reflexión moral de la que se ocupan personas con una acreditada calidad o condición profesional y/o científica (el término científico no debe reservarse solo a los que acaban obteniendo el Premio Nóbel o equivalentes) y evitar que se convierta, a través del Comité de Bioética de España -que es el órgano consultivo oficial- en un mero tentáculo del partido  político dominante en cada momento, o en un organismo principalmente burocrático o administrativo, que se limita a reunirse conforme a su reglamento y a emitir los informes que se le pidan. Desde luego, considero que el “factor humano” es esencial, y que el buen hacer de un Comité de Bioética dependerá en muy buena medida de la formación y calidad personal de sus integrantes; pero siempre será bueno que existan “francotiradores” o “cazadores furtivos” en este campo que provoquen el debate y despierten a los  que se pudieran quedar dormidos en los divanes de la burocracia intelectual.

1º/ En relación con el aborto voluntario y donación de embriones y fetos producto de dicho aborto voluntario.

1.1.- El destino de los embriones y fetos producto de interrupción voluntaria de embarazo.

En la Ley 14/2007, de investigación biomédica, en su artículo 3 l) y n) se define lo que es un embrión (fase del desarrollo embrionario que abarca desde el momento en que el ovocito fecundado se encuentra en el útero de una mujer hasta que se produce el inicio de la organogénesis, y que finaliza a los 56 días a partir del momento de la fecundación, exceptuando del cómputo aquellos días en los que el desarrollo se hubiera podido detener) y un feto (embrión con apariencia humana y con sus órganos formados, que va madurando desde los 57 días a partir del momento de la fecundación, exceptuando del cómputo aquellos días en los que el desarrollo se hubiera podido detener, hasta el momento del parto)

En la Ley Orgánica 2/2010, donde se regula la interrupción voluntaria del embarazo,  nada se dice acerca del destino que habrá de darse al embrión o al feto objeto de la intervención, y dado que en el párrafo primero del artículo 14 se establece que podrá interrumpirse el embarazo a petición de la embarazada dentro de las primeras catorce semanas de gestación, y hasta las veintidós semanas si concurren las circunstancias del artículo 15, habrá que plantearse qué se hace con esos embriones y esos fetos.

Acudiendo a la Ley 14/2007, de investigación biomédica, en su artículo 28, se comprueba que el legislador condiciona que esos embriones y fetos puedan ser usados para investigación biomédica u otros fines diagnósticos, terapéuticos, farmacológicos, clínicos o quirúrgicos a que sean donados, y esa donación e regula detalladamente en el artículo 29: el donante tiene que haber otorgado su consentimiento de forma expresa y por escrito, prestándolo también sus representantes legales si se trata de  menor no emancipado o incapacitado; tiene que recibir información previa por escrito de los fines a que puede servir la donación, de las consecuencias de la misma, así como de las intervenciones que se vayan a realizar para extraer células o estructuras  embriológicas o fetales, de la placenta o las envolturas, y de los riesgos (¿?) que puedan derivarse de dichas intervenciones. Todo esto se enmarca en lo que se dice en la “exposición de motivos” de la Ley: en que la misma se construye sobre los principios de la integridad de las personas y la protección de la dignidad e identidad del ser humano en cualquier investigación biomédica, tanto con seres humanos como con muestras biológicas de origen humano.

Entiendo que el legislador incidiera con detalle en el tema del consentimiento en lo relativo a la utilización de ovocitos y preembriones, producto de la aplicación de las técnicas de reproducción asistida reguladas en la Ley 14/2006 y la investigación o experimentación con ellos (artículos 32 a 43 de la Ley 14/2007 y 15 y 16 de al Ley 14/2006), e incluso en el supuesto de  expulsión de embriones o fetos prematura y espontáneamente; pero en el caso de los abortos voluntarios me parece absurdo: ¿a que viene  esa solicitud de consentimiento, como si se tratara de velar por la dignidad del embrión o feto voluntaria y legalmente abortado, y esas explicaciones acerca de lo que se puede hacer con él, las investigaciones?. Creo que la palabra que mejor podría describir esto es “hipocresía”, porque la finalidad esencial de la intervención interruptiva del embarazo es, precisamente, acabar con el embrión o feto (y ya no entro en consideraciones morales), y si se ha terminado con él, no va a sufrir mas la dignidad del embrión o feto muerto por el hecho de que se le destine a investigación científica o a otros fines. Tan es así que, del mismo modo que en la Ley de investigación biomédica se establece (artículo 28.3) que los fetos expulsados prematura y espontáneamente serán tratados clínicamente mientras mantengan su viabilidad biológica, con el único fin de favorecer su desarrollo y autonomía vital, en la Ley Orgánica 2/2010, de interrupción voluntaria de embarazo, nada se dice acerca de que se tenga que llevar a cabo alguna actuación similar a la del artículo 28.3 de la Ley 14/2007, pese a que se podría interpretar que eso sí debería hacerse con base en lo dispuesto en el artículo  29.1.c) en relación con el 28.3, ambos de la Ley 14/2007.

Como el aborto voluntario conforme a una ley de plazos es, actualmente, legal, sería conveniente que desde el ámbito de la Bioética se promoviera una clarificación que, en la práctica, acabaría conllevando un tratamiento diferenciado del destino de los embriones y fetos según hayan sido expulsados involuntariamente o como producto de una interrupción voluntaria del embarazo. No es lo mismo perder un embrión o un feto que deshacerse de él, y la renuncia que conlleva lo segundo debería implicar que no se precisara consentimiento para investigar con el embrión o feto  con cuya vida se ha terminado voluntariamente, en ejercicio de un derecho legalmente establecido.

1.2.- No se puede perder de vista que, en nuestra legislación, tiene mucha más regulación  el tema de la protección de datos y la donación de material biológico que el de la información previa al consentimiento de la interrupción voluntaria del embarazo, lo que, cuando menos, resulta muy preocupante:

Así, la información previa (artículo 17 de la Ley Orgánica 2/2010), en la edición de esa ley de que dispongo, ocupa aproximadamente treinta y seis líneas, mientras que la protección de la intimidad y confidencialidad (artículos 20, 21, 22 y 23 de la Ley Orgánica 2/2010), disponen de una regulación de cincuenta y nueve líneas; y la donación de embriones y fetos humanos, las condiciones para la investigación biomédica con embriones y fetos humanos y demás cuestiones vinculadas, ocupan los artículos 28 a  43 de la Ley 14/2007, o sea, mas de  doscientas veinte líneas de texto legal.

Se supone que lo que se pretende es no generar problemas añadidos en quien desea interrumpir el embarazo; pero ¿no es desproporcionada esta diferencia de regulación?. Da la impresión de que, en el caso de la “información previa”, se cumple un requisito burocrático, mientras que la escrupulosidad  con la que se manifiesta la Ley de investigación biomédica resulta un poco desproporcionada porque, aunque en la Ley Orgánica 2/2010 no se haga referencia a lo que figura en la Ley 14/2007, es evidente que puede entenderse que hay una remisión a ella, y no parece muy lógico que exista esa clamorosa desproporción entre las actuaciones previas a la interrupción del embarazo (información), cuando hay un embrión o un feto vivo y todo lo que sucede después a la hora de poder trabajar y/o investigar con el embrión o el feto una vea que ya no viven.

Entiendo que la Ley Orgánica 2/2010 obliga a replantear varias cuestiones (con la anterior regulación del aborto, de 1985, era distinto: el aborto era un remedio, ahora es un derecho), y la de la  sorprendente desproporción regulatoria es una de ellas. ¿Tendrá la Bioética algo que decir al respecto? Yo creo que sí.

1.3.- Otra cuestión en la que la Bioética algún día se verá envuelta será la relativa al derecho o no a mantener vivo un embrión o feto cuando se cuente con la tecnología adecuada que permita hacerlo. No es un asunto de ciencia ficción: todavía recuerdo cuando en julio de 1978 se anunció el nacimiento de la primera niña (Louise Brown, se llamaba) por medio de una fecundación in vitro, y aquello se vio casi como algo de ciencia-ficción, casi un milagro. Tengo la impresión de que algún día, quizás no muy lejano, cabrá la posibilidad técnica de  mantener embriones y fetos actualmente inviables fuera del seno materno, y  los Comités de Bioética habrán de informar acerca de si a los expulsados con motivo de una interrupción voluntaria de embarazo procede “conectarlos” o no a los aparatos que permitirán seguir desarrollándose o, por el contrario, lo que hay que hacer es impedir que sigan vivos. Sospecho que ese día, la conmoción que va a provocar el avance tecnológico va a ser descomunal, porque el aborto voluntario será algo equivalente al “desahucio” de un inquilino del útero materno, pero que va a encontrar inmediato cobijo en otra “vivienda” o estructura materna artificial que le va a mantener y cuidar hasta el momento de su nacimiento oficial, y que difícilmente va a poder decantarse por el “derecho a eliminar definitivamente al embrión o feto”…bueno, esa es una posibilidad. Supongo que no llegaré a ver eso, pero de que algún día sucederá no tengo duda.

1.4.- ¿Se ha valorado, desde el ámbito de la bioética, una alternativa al aborto voluntario que conlleve la compra del embrión o del feto de la mujer que quiere abortar?. Debo decirles que estoy utilizando intencionadamente la palabra “comprar”, aunque supongo que a alguien le resultará poco adecuada e, incluso, desagradable.

ACTUALMENTE, ESTÁ PERMITIDO ABORTAR CONFORME A UNA LEY DE PLAZOS, LA LEY ORGÁNICA 2/2010, DE 3 DE MARZO, DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA Y DE LA INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO.

CONDICIONES DE LA INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO

Artículo 12.- Garantía de acceso a la interrupción voluntaria del embarazo

Se garantiza el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo en las condiciones que se determinan en esta Ley. Estas condiciones se interpretarán en el modo más favorable para la protección y eficacia de los derechos fundamentales de la mujer que solicita la intervención, en particular, su derecho al libre desarrollo de la personalidad, a la vida, a la integridad física y moral, a la intimidad, a la libertad ideológica y a la no discriminación.

Artículo 13.- Requisitos comunes

Son requisitos necesarios de la interrupción voluntaria del embarazo:

  • Primero.- Que se practique por un médico especialista o bajo su dirección.
  • Segundo.- Que se lleve a cabo en centro sanitario público o privado acreditado.
  • Tercero.- Que se realice con el consentimiento expreso y por escrito de la mujer embarazada o, en su caso, del representante legal, de conformidad con lo establecido en la Ley 41/2002, Básica Reguladora de la Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones en materia de información y documentación clínica.

Podrá prescindirse del consentimiento expreso en el supuesto previsto en el artículo 9.2.b) de la referida Ley.

  • Cuarto.- ...
  • Apartado cuarto del artículo 13 suprimido por el artículo primero de la L.O. 11/2015, de 21 de septiembre, para reforzar la protección de las menores y mujeres con capacidad modificada judicialmente en la interrupción voluntaria del embarazo («B.O.E.» 22 septiembre).Vigencia: 23 septiembre 2015

Artículo 14.- Interrupción del embarazo a petición de la mujer

Podrá interrumpirse el embarazo dentro de las primeras catorce semanas de gestación a petición de la embarazada, siempre que concurran los requisitos siguientes:

  • a) Que se haya informado a la mujer embarazada sobre los derechos, prestaciones y ayudas públicas de apoyo a la maternidad, en los términos que se establecen en los apartados 2 y 4 del artículo 17 de esta Ley.
  • b) Que haya transcurrido un plazo de al menos tres días, desde la información mencionada en el párrafo anterior y la realización de la intervención.

Artículo 15.-  Interrupción por causas médicas

Excepcionalmente, podrá interrumpirse el embarazo por causas médicas cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

  • a) Que no se superen las veintidós semanas de gestación y siempre que exista grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por un médico o médica especialista distinto del que la practique o dirija. En caso de urgencia por riesgo vital para la gestante podrá prescindirse del dictamen.
  • b) Que no se superen las veintidós semanas de gestación y siempre que exista riesgo de graves anomalías en el feto y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por dos médicos especialistas distintos del que la practique o dirija.
  • c) Cuando se detecten anomalías fetales incompatibles con la vida y así conste en un dictamen emitido con anterioridad por un médico o médica especialista, distinto del que practique la intervención, o cuando se detecte en el feto una enfermedad extremadamente grave e incurable en el momento del diagnóstico y así lo confirme un comité clínico.

Artículo 16.Comité clínico

1. El comité clínico al que se refiere el artículo anterior estará formado por un equipo pluridisciplinar integrado por dos médicos especialistas en ginecología y obstetricia o expertos en diagnóstico prenatal y un pediatra. La mujer podrá elegir uno de estos especialistas.

2. Confirmado el diagnóstico por el comité, la mujer decidirá sobre la intervención.

3. En cada Comunidad Autónoma habrá, al menos, un comité clínico en un centro de la red sanitaria pública. Los miembros, titulares y suplentes, designados por las autoridades sanitarias competentes, lo serán por un plazo no inferior a un año. La designación deberá hacerse pública en los diarios oficiales de las respectivas Comunidades Autónomas.

4. Las especificidades del funcionamiento del Comité clínico se determinarán reglamentariamente.

Artículo 17.- Información previa al consentimiento de la interrupción voluntaria del embarazo

1. Todas las mujeres que manifiesten su intención de someterse a una interrupción voluntaria del embarazo recibirán información sobre los distintos métodos de interrupción del embarazo, las condiciones para la interrupción previstas en esta Ley, los centros públicos y acreditados a los que se pueda dirigir y los trámites para acceder a la prestación, así como las condiciones para su cobertura por el servicio público de salud correspondiente.

2. En los casos en que las mujeres opten por la interrupción del embarazo regulada en el artículo 14 recibirán, además, un sobre cerrado que contendrá la siguiente información:

  • a) Las ayudas públicas disponibles para las mujeres embarazadas y la cobertura sanitaria durante el embarazo y el parto.
  • b) Los derechos laborales vinculados al embarazo y a la maternidad; las prestaciones y ayudas públicas para el cuidado y atención de los hijos e hijas; los beneficios fiscales y demás información relevante sobre incentivos y ayudas al nacimiento.
  • c) Datos sobre los centros disponibles para recibir información adecuada sobre anticoncepción y sexo seguro.
  • d) Datos sobre los centros en los que la mujer pueda recibir voluntariamente asesoramiento antes y después de la interrupción del embarazo.

Esta información deberá ser entregada en cualquier centro sanitario público o bien en los centros acreditados para la interrupción voluntaria del embarazo. Junto con la información en sobre cerrado se entregará a la mujer un documento acreditativo de la fecha de la entrega, a los efectos de lo establecido en el artículo 14 de esta Ley.

La elaboración, contenidos y formato de esta información será determinada reglamentariamente por el Gobierno.

3. En el supuesto de interrupción del embarazo previsto en la letra b del artículo 15 de esta Ley, la mujer recibirá además de la información prevista en el apartado primero de este artículo, información por escrito sobre los derechos, prestaciones y ayudas públicas existentes de apoyo a la autonomía de las personas con alguna discapacidad, así como la red de organizaciones sociales de asistencia social a estas personas.

4. En todos los supuestos, y con carácter previo a la prestación del consentimiento, se habrá de informar a la mujer en los términos de los artículos 4 y 10 de la Ley 41/2002 de 14 de noviembre, y específicamente sobre las consecuencias médicas, psicológicas y sociales de la prosecución del embarazo o de la interrupción del mismo.

5. La información prevista en este artículo será clara, objetiva y comprensible. En el caso de las personas con discapacidad, se proporcionará en formatos y medios accesibles, adecuados a sus necesidades.

En la anterior ley reguladora del aborto, cuya constitucionalidad fue declarada por el Tribunal Constitucional, creo que nadie dudará de cómo el conocido como “tercer supuesto” (que, en realidad, era el primero) se convirtió en un sumidero por el cual se eliminaron fetos tras muchos meses de gestación. Desde ese punto de vista, me parece mas ética y menos hipócrita la actual “ley de plazos”. E insisto: aunque no soy científico, yo también tengo mis opiniones, y, naturalmente, soy muy capaz de tergiversar una interpretación e, incluso, de intentar confundirles y tratar de llevarles, indirectamente, hacia mis posiciones o interpretaciones personales. Pero creo que, comparando las dos leyes, y sobre todo el tercer supuesto del aborto legal de la anterior ley y el uso práctico que se le dio, con el contenido de la actual, al menos la hipocresía y la mentira han quedado desplazadas.

TEXTO DE LA ANTERIOR NORMA EN MATERIA DE INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DE EMBARAZO (AÑO 1985)

JUAN CARLOS 1,

REY DE ESPAÑA

A todos los que la presente vieren y entendieren,

Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente Ley Orgánica.

Artículo único.

El artículo 417 bis del Código Penal queda redactado de la siguiente manera:

«1. No será punible el aborto practicado por un médico, o bajo su dirección, en centro o establecimiento sanitario, público o privado, acreditado y con consentimiento expreso de la mujer embarazada, cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

1.ª Que sea necesario para evitar un grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por un médico de la especialidad correspondiente, distinto de aquel por quien o bajo cuya dirección se practique el aborto.

En caso de urgencia por riesgo vital para la gestante, podrá prescindirse del dictamen y del consentimiento expreso.

2.ª Que el embarazo sea consecuencia de un hecho constitutivo de delito de violación del artículo 429, siempre que el aborto se practique dentro de las doce primeras semanas de gestación y que el mencionado hecho hubiese sido denunciado.

3.ª Que se presuma que el feto habrá de nacer con graves taras físicas o psíquicas, siempre que el aborto se practique dentro de las veintidós primeras semanas de gestación y que el dictamen, expresado con anterioridad a la práctica del aborto, sea emitido por dos especialistas de centro o establecimiento sanitario, público o privado, acreditado al efecto, y distintos de aquel por quien o bajo cuya dirección se practique el aborto.

2. En los casos previstos en el número anterior, no será punible la conducta de la embarazada aún cuando la práctica del aborto no se realice en un centro o establecimiento público o privado acreditado o no se hayan emitido los dictámenes médicos exigidos.»

Pero con la comparación de las cifras oficiales de interrupciones voluntarias del embarazo que publica el Ministerio de Sanidad, tras las comunicaciones que le hicieron los centros públicos y privados habilitados para dicha interrupción, se puede constatar que el cambio de la ley, esto es, de una de supuestos a otra de plazos no ha variado, esencialmente, el número de abortos que se provocan cada año, lo que revela que durante la vigencia de la Ley de 1985 el supuesto de autorización de aborto despenalizado que suponía un “cajón de sastre” se utilizó de forma dominante utilizándose informes científicos que quizás no respondían a las exigencias de la ciencia médica, con especial incidencia en la psiquiatría,  porque lo normal  sería que se hubiera incrementado el número de abortos con la “ley de plazos”. Como comprenderán, es normal entender que una buena parte de esos informes científicos que avalaban el aborto por las graves consecuencias psicológicas no tenía un valor científico fiable (prefiero decirlo así, me reservo la opinión personal); y por ese motivo les recuerdo lo que dije al principio de mi exposición sobre la duda permanente que me han generado y me siguen generando los informes periciales que tengo que estudiar y valorar cada semana. Como pueden comprobar, hay una relación esencial entre unos problemas y otros.

Número de Centros que han notificado IVE. Número de abortos realizados. Tasas por 1.000 mujeres entre 15 y 44 años. Total Nacional.

Año Centros notificadores de I.V.E. Total I.V.E. Tasa por 1.000 mujeres
2014 191 94.796 10,46
2013 198 108.690 11,74
2012 189 113.419 12,12
2011 173 118.611 12,47
2010 146 113.031 11,49
2009 141 111.482 11,41
2008 137 115.812 11,78
2007 137 112.138 11,49
2006 135 101.592 10,62
2005 134 91.664 9,60

(Fuente: Ministerio de Sanidad)

La nueva Ley, de 3 de marzo de 2010, entró en vigor  el 4  de julio de 2010, y el ligero repunte del año 2011 no se puede atribuir a la ley de plazos, ya que en 2012 se regresó a las cifras de 2010, y las del año 2013 (108.690) son las mas bajas desde el año 2006; y de hecho en 2014 hubo 94.796 abortos voluntarios, siendo 2014 el único año en que, desde 2005 inclusive, las interrupciones voluntarias de embarazo bajan de la cifra de 100.000 anuales.

En derecho, se suele decir que, el que puede lo más, puede lo menos. Si alguien puedo vender o donar una finca agrícola de su propiedad, también podrá alquilarla, o cederla gratuitamente durante determinado período  de tiempo a una asociación que me resulte simpática, o decidir la forma en que quiero explotarla personalmente. Vender y donar es lo máximo que puedo hacer, ya que la finca agrícola saldrá definitivamente de mi patrimonio. En consecuencia, si una mujer puede legalmente decidir abortar durante el período previsto en la ley de plazos, ¿dónde está el obstáculo moral para que contrate con otra persona, o con una pareja la continuación del embarazo a término, a cambio de una buena cantidad de dinero, o de la obtención de un puesto de trabajo, de una beca o de cualquier otra forma de contraprestación ppor la entrega del hijo en adopción?. Evidentemente, la administración acabaría interferiendo el proceso de adopción, pero si se regula legal y adecuadamente esta fórmula contractual se evitaría la arbitrariedad administrativa (denegación de adopción, entrega a otros padres adoptivos, etc). Conviene revisar los criterios “científicos” de evaluación del potencial o potenciales padres adoptivos. ¿Qué requisitos se exigen para ser padres biológicos a quienes deciden serlo?. Ninguno. Solo “a posteriori”, si hay un conflicto serio y éste llega a conocimiento de la administración autonómica (la Consejería correspondiente) o de la administración de justicia se pueden adoptar medidas en interés del menor, pero la privación de la patria potestad y la suspensión o denegación de un régimen de visitas requieren una motivación sólida. En cambio, no se admite esta “compra” a la que me refiero de un feto que está a punto de ser abortado. ¿Qué criterio científico “bioético” sustenta esto?.

De acuerdo con lo establecido en el artículo 17.2 de la Ley Orgánica 2/2010, entre las informaciones que se facilitan en sobre cerrado a la gestante que ha decidido interrumpir su embarazo NO se puede incluir nada en relación a la posible cesión -por precio, etc- de su hijo, llevando el embarazo a término, a favor de quien lo quiera adoptar. ¿Qué es más ético?. Es evidente que aquí enlazamos con los criterios personales, la visión de las personas que tienen creencias religiosas y de las que carecen de ellas, y cuando se legisla se legisla para todos…pero ¿no es una traba absurda que entre las alternativas al aborto no se pueda incluir esto?. Se podría considerar que, de admitir esa posibilidad se estaría vendiendo un ser humano, pero hay muchos argumentos que autorizan a entender lo contrario. Una regulación adecuada de esta  alternativa diluiría cualquier duda.

¿Contamina esta materia el mito de la gratuidad y del altruismo de las donaciones?

Sin abandonar la línea argumental de los párrafos precedentes, tengo la impresión de que, además,  ocurre que estamos inmersos en el omnipresente dogma de la “gratuidad” y del “altruismo” en materia de donaciones y de investigación biomédica, y creo que en algún momento habrá que empezar poner cada cosa en su verdadero sitio:

  1. En la ley 14/2007, de investigación biomédica,  artículo 7,  se establece que “…La donación y la utilización de muestras biológicas humanas será gratuita, cualquiera que sea su origen específico, sin que en ningún caso las compensaciones  que se prevén en esta Ley puedan comportar un carácter lucrativo o comercial. La donación implica, asimismo, la renuncia por parte de los donantes a cualquier derecho de naturaleza económica o de otro tipo sobre los resultados que pudieran derivarse de manera directa o indirecta de las investigaciones que se lleven a cabo con dichas muestras biológicas…”
  2. En el artículo 5.3 de la Ley 14/2006, sobre técnicas de reproducción asistida se establece que la donación de gametos o de preembriones “…nunca tendrá carácter lucrativo o comercial…” (las compensaciones económicas por traslados, gastos laborales, etc, no se consideran retribución).
  3. Lo cierto es que, sin embargo, es sabido que la reproducción asistida resulta bastante costosa para los particulares que acceden  a ella, al menos en centros privados autorizados conforme a la previsión del artículo 4.1.de la Ley 14/2006. Y las empresas y entidades que se dedican a esta labor, independientemente de sus objetivos científicos, trabajan a cambio de dinero.
  4. Los científicos que, por libre o encuadrados en empresas investigan sobre estas muestras biológicas pueden patentar el resultado de sus investigaciones y ceder o vender dichas patentes, lo que puede llegar a ser muy lucrativo, y beneficiarse también indirectamente con sus trabajos, conferencias, ponencias, etc. Evidentemente, esto puede no ser la regla general, y quizás los casos en que se logre obtener un  importante lucro o éxito económico sean contados...pero no se puede descartar, en consecuencia si todos los intervinientes en un proceso de esta naturaleza pueden acabar convirtiendo el euros el producto de sus desvelos y estudios ¿qué razón hay para excluir de tales beneficios  a quienes donan material biológico? ¿No hay un prejuicio ético en la materia que la realidad se ocupa fácilmente de desvirtuar?

En  consecuencia, he aquí un interesante ámbito de estudio para que quien se ocupa de la bioética. ¿Hay alguien que pueda defender, fundándose solo en criterios y argumentos científicos,  que es inexcusable mantener este estado de cosas?.

2.- En relación a la reproducción asistida. Gestación por sustitución.-

Textos legales concretos  a tomar en consideración:

A) Artículo 10 Gestación por sustitución (Ley 14/2006, sobre técnicas de reproducción humana asistida)

1. Será nulo de pleno derecho el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o de un tercero.

2. La filiación de los hijos nacidos por gestación de sustitución será determinada por el parto.

3. Queda a salvo la posible acción de reclamación de la paternidad respecto del padre biológico, conforme a las reglas generales.

B) Artículo 26.2 B) (de la misma ley) Son infracciones graves:

1.ª La vulneración por los equipos de trabajo de sus obligaciones legales en el tratamiento a los usuarios de estas técnicas.

2.ª La omisión de la información o los estudios previos necesarios para evitar lesionar los intereses de donantes o usuarios o la transmisión de enfermedades congénitas o hereditarias.

3.ª La omisión de datos, consentimientos y referencias exigidas por esta Ley, así como la falta de realización de la historia clínica en cada caso.

4.ª La ausencia de suministro a la autoridad sanitaria correspondiente para el funcionamiento de los registros previstos en esta Ley de los datos pertenecientes a un centro determinado durante un período anual.

5.ª La ruptura de las condiciones de confidencialidad de los datos de los donantes establecidas en esta Ley.

6.ª La retribución económica de la donación de gametos y preembriones o su compensación económica en contra de lo previsto en los artículos 5.3 y 11.6.

7.ª La publicidad o promoción que incentive la donación de células y tejidos humanos por parte de centros autorizados mediante la oferta de compensaciones o beneficios económicos en contra de lo previsto en el artículo 5.3.

8.ª La generación de un número de hijos por donante superior al legalmente establecido que resulte de la falta de diligencia del centro o servicio correspondiente en la comprobación de los datos facilitados por los donantes y, en el caso de éstos, el suministro de datos falsos en la identidad o la referencia a otras donaciones previas.

9.ª La generación de un número de preembriones en cada ciclo reproductivo que supere el necesario, conforme a los criterios clínicos para garantizar en límites razonables el éxito reproductivo en cada caso.

10.ª En el caso de la fecundación in vitro y técnicas afines, la transferencia de más de tres preembriones a cada mujer en cada ciclo reproductivo.

11.ª La realización continuada de prácticas de estimulación ovárica que puedan resultar lesivas para la salud de las mujeres donantes sanas.

12.ª El incumplimiento de las normas y garantías establecidas para el traslado, importación o exportación de preembriones y gametos entre países.

Considero que esta prohibición, que es lo que conlleva la sanción de nulidad del contrato, entra en contradicción -desde el punto de vista de su “esencia”, ya que ambas son formas de “donar”, aunque lo presumible es que acabe habiendo un precio remuneratorio- con el texto del artículo 5 de la misma Ley 14/2006, de Técnicas de Reproducción Asistida, ya que en dicho artículo  se regula y permite la donación de gametos y preembriones,  y también el contrato de donación, pues el artículo 5.4. establece que “…El contrato se formalizará por escrito entre donantes  y el centro autorizado. Antes de la formalización, los donantes habrán de ser informados de los fines y consecuencias del acto…”, y en el 5.6. se dispone que “…La donación será anónima y deberá garantizarse la confidencialidad de los datos…”

Consecuencias prácticas que derivan de la declaración de nulidad del contrato de gestación por sustitución:

  1. En primer lugar, que el propio texto del artículo 10 de la Ley 14/2006 no distingue entre el supuesto de contrato de gestación  en que el contratante (o el contratante varón, en caso de pareja, o uno de los varones, en caso de parejas homosexuales) no aporta los gametos masculinos (espermatozoides) y el caso en que se contrata una gestación, en la que el varón contratante (o uno de los contratantes, en el caso de que sea una pareja, heterosexual u homosexual la que contrata con la que va a gestar un niño) sí aporta los gametos masculinos. En el segundo de los casos, el hecho de que  la ley declare que es nulo el contrato no va a impedir que el progenitor varón puede ejercitar la correspondiente acción de filiación, reclamando su paternidad. Y en el primer caso, si no existen problemas entre la gestante y el contratante varón, se podrá perfectamente inscribir la paternidad, está casado o no, ya que no es requisito previo para inscribir un nacimiento hacer una prueba biológica de paternidad.
  2. ¿Merece la pena mantener una norma prohibitiva cuando es presumible que se están produciendo casos de este tipo de contratos nulos de pleno derecho en España? Lo digo porque si hay un campo donde se puede dar lugar a chantajes económicos y emocionales -o de ambas clases simultáneamente- es éste. ¿No se hace por motivos éticos? ¿Cuáles son esos motivos?. Desde luego, no creo que haya razones científicas que avalen la desaparición de esa norma prohibitiva y la creación de una regulación racional, que vele por los intereses de los implicados y preste especial atención al niño que se va a engendrar, para que no sea utilizado como moneda de cambio o medio por el cual ejercer una coacción y/o chantaje. Además, cualquier tipo de fundamentación en criterios éticos, desde que por medio de la Ley Orgánica 2/2010 el aborto legal dejó de ser un supuesto de despenalización de la interrupción voluntaria de embarazo para convertirse en un derecho sujeto a determinados plazos, naufragaría, ya que si se puede legalmente eliminar un embrión o un feto ¿se puede considerar moralmente mas grave contratar una gestación?¿Que se está diciendo de esto desde el ámbito de la Bioética?
  3. La subsistencia de esta normativa, en el supuesto de que el varón o uno de ellos (en caso de pareja homosexual) no sea el donante de los gametos masculinos, dará lugar a falsas declaraciones de paternidad, con la consiguiente falsedad documental, creando un absurdo nido de procedimientos civiles y penales para el futuro, que muy bien se pueden  evitar a priori valorando lo que sucede con la actual regulación y pensando e  informando el tema desde la perspectiva de la Bioética, sobre todo en el aspecto quizás mas problemático, la renuncia de una mujer a la filiación materna. Es más: no crean que lo de no hacer constar la filiación materna es algo que únicamente surgiría en el supuesto de gestación por sustitución en este momento histórico: me permito recordar que, en el Código Civil español que yo estudié en la Universidad, hasta el año 1979 existía la categoría de “hijos ilegítimos no naturales”, que eran aquellos habidos de una relación en la que los progenitores no podían casarse entre sí, por estar ambos o uno de ellos ya casados con otra persona, por lo que solo podía inscribirse la filiación (paterna o materna) de aquel progenitor soltero, dándose la consecuencia de que, a veces, solo apareciera la filiación paterna –si la madre estaba casada con otro-, cuando lo único cierto en aquella época en que aún no se practicaban pruebas biológicas para determinar la paternidad, era la filiación materna.
  4. Otra consecuencia de la nulidad del contrato de “gestación por sustitución” es que quien tenga dinero y desee acceder a la paternidad acabará contratando madres de alquiler en el extranjero, bien en países en que esté permitido o en aquellos donde la falta de controles administrativos favorezca esta práctica, con los consiguientes problemas inherentes a esto, sin descartar que entre ellos exista una explotación de las mujeres en situación de pobreza o, lo que es peor,  que estén siendo manejadas y hasta obligadas por mafias sin escrúpulos.
  5. No se puede evitar que, por “internet”, se divulguen las formas de lograr lo que, a causa de esta ley, no se puede conseguir, por lo que será determinante del ejercicio de esa posibilidad el disponer de dinero suficiente para pagarse esa gestación por sustitución o embarazo

En internet pueden consultar las reflexiones que el Dr. D. Javier Martín Camacho hizo en relación a la maternidad subrogada, en un artículo del año 2009. No he conseguido identificar bien en que publicación consta, quizás  sea la Revista de Derecho de Familia, nº 3. Yo lo obtuve descargándolo de internet poniendo su nombre en el buscador. El título del artículo es “Maternidad subrogada: una práctica moralmente aceptable. Análisis crítico de las argumentaciones de sus detractores

3.- LA EUGENESIA Y LAS TÉCNICAS DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA.

En principio, parece que cualquier actuación administrativa dirigida a “controlar” de alguna manera el proceso reproductivo en una pareja humana fértil, para garantizar que todo nuevo ser sea lo mas sano posible, pudiera llegar a suponer una intervención indeseable, porque nos recuerda las veleidades eugenésicas del nazismo y no solo del nazismo, pues los trabajos sobre “eugenesia”, especialmente desde que se ocupó de ella el británico Francis Galton. Por medio de la “eugenesia”, en los autores del siglo XIX lo que se pretendía cumplir desde una doble vertiente era favorecer o propiciar los matrimonios entre “seres valiosos”, esto es, bien dotados, sanos y con antecedentes familiares adecuados, y “controlando” la reproducción de los “menos o nada valiosos”. Parece que las ideas de Francis Galton no hallaron demasiado eco en el Reino Unido, pero en cambio sí fueron acogidas en los Estados Unidos. Según datos que vienen publicados en la “wikipedia”, bajo el título “La eugenesia en Estados Unidos”, entre 1979 y 1979 fueron esterilizadas forzosamente en U.S.A. unas sesenta mil personas, de ellas veinte mil en California (en wikipedia se cita un artículo de Carolina García publicado en el diario “El País” el día 12 de julio de 2013, bajo el título “Los mexicanos, principales víctimas de la esterilización forzosa en California”, cuya realidad he comprobado personalmente entrando en la página correspondiente de la hemeroteca de “El País”. Tomando en consideración la gran población de los Estados Unidos, no parecen cifras escandalosas, pero desde un punto de vista ético sí resulta preocupante. Pero es que en Suecia  (http://09eugenesia.blogspot.com.es/2009/04/56-la-eugenesia-en-suecia ), según fuentes de internet, las leyes de 1934 y 1941 dieron lugar a esterilizaciones por motivos eugenésicos, sociales o médicos, y se dice que entre 1935 y 1996, “…en el marco de un programa basado en teorías eugénicas y por razones de higiene social y racial…”, fueron esterilizadas 230.000 personas, y parece que la eugenesia se ha practicado también en Canada, Suiza, Austria, Finlandia y Dinamarca, aunque no dispongo de datos ni puedo argumentarlo, me limito a trasladar lo que he leído en un artículo extraído de la red.

Estas prácticas eugenésicas no tengo noticia de que hayan alcanzado a España, PERO,  sin embargo, si analizamos cuidadosamente la Ley 14/2006, fácilmente podremos comprobar que en ella se está consagrando un sistema de selección de donantes que, en la práctica, conlleva comportamientos incardinables en la eugenesia, tanto si el donante de gametos es varón como si es mujer. En tal sentido, el artículo 5.6 de la referida ley  se cuida muy mucho de que esto sea así:

Los donantes deberán tener más de 18 años, buen estado de salud psicofísica y plena capacidad de obrar. Su estado psicofísico deberá cumplir las exigencias de un protocolo obligatorio de estudio de los donantes que incluirá sus características fenotípicas y psicológicas, así como las condiciones clínicas y determinaciones analíticas necesarias para demostrar, según el estado de los conocimientos de la ciencia y de la técnica existentes en el momento de su realización, que los donantes no padecen enfermedades genéticas, hereditarias o infecciosas transmisibles a la descendencia. Estas mismas condiciones serán aplicables a las muestras de donantes procedentes de otros países; en este caso, los responsables del centro remisor correspondiente deberán acreditar el cumplimiento de todas aquellas condiciones y pruebas cuya determinación no se pueda practicar en las muestras enviadas a su recepción. En todo caso, los centros autorizados podrán rechazar la donación cuando las condiciones psicofísicas del donante no sean las adecuadas.

Visto lo que antecede, los hijos nacidos de estas donaciones podrían tener, en principio, más posibilidad que los nacidos de una pareja fértil de ser mas sanos; pero es que además se va a tener conocimiento previo del color de ojos, pelo y piel  del progenitor, ya que el fenotipo  lo integran todos aquellos rasgos particulares y genéticamente heredados de cualquier organismo que lo hacen único e irrepetible en su clase. El fenotipo se refiere principalmente a elementos físicos y morfológicos tales como el color de cabello, el tipo de piel, el color de ojos, etc., pero además de los rasgos que hacen al desarrollo físico también incluye a aquellos asociados al comportamiento y a determinadas actitudes.
(ABC http://www.definicionabc.com/ciencia/fenotipo.php).

Esto último, evidentemente, en una relación de pareja, matrimonial o no, también se conoce, porque el fenotipo es lo evidente; pero en nuestro sistema NO se impide que una pareja que, por ejemplo, esté afectada por el SIDA o tenga una enfermedad hereditaria, se reproduzca. En cambio, si se tratara de una donación, al tener que someterse el donante a pruebas que acrediten que no padece enfermedades genéticas, infecciosas y hereditarias trasmisibles a la descendencia, el nuevo ser seguramente se librará de esto, AUNQUE no si el problema de salud lo padece la mujer destinataria de la técnica de reproducción asistida:

Artículo 3.1, Ley 14/2006: “…Las técnicas de reproducción asistida se realizarán solamente cuando haya posibilidades razonables de éxito, no supongan riesgo grave para la salud, física o psíquica de la mujer o la posible descendencia y previa aceptación libre y consciente de su aplicación por parte de la mujer, que deberá haber sido anterior y debidamente informada de sus posibilidades de éxito, así como de sus riesgos y de las condiciones de dicha aplicación…”.

En el artículo 6 de la misma ley se dice que “…Toda mujer mayor de 18 años y con plena capacidad de obrar podrá ser receptora o usuaria de las técnicas reguladas en esta Ley, siempre que haya prestado su consentimiento escrito a su utilización de manera libre, consciente y expresa…”

Únicamente desde la perspectiva de esa mención que se hace al riesgo grave para la salud física o psíquica también de la descendencia se podría pensar que se hace un control previo de la salud física o psíquica de la mujer que se somete a las técnicas de reproducción asistida, PERO lo cierto es que, para la mujer que quiere reproducirse con ayuda el control exigido al donante o  es mínimo o no existe.

Si la donación fuera de gametos femeninos (óvulos), la mujer donante sí se sometería a ese control eugenésico, pero  si lo que dona la mujer es un “preembrión” (esto es: “…el embrión constituido in vitro formado por el grupo de células resultantes de la división progresiva del ovocito desde que es fecundado hasta 14 días mas tarde…”, según se define en el artículo 3 s) de la Ley 14/2007, de investigación biomédica), salvo que los espermatozoides o gametos masculinos hayan sido objeto de ese control previo (y si son los de su cónyuge o pareja, esto es, si no hubo donación por “tercero anónimo”, conforme a la exigencia del artículo 5.5 de la Ley 14/2006, lo normal es que no haya habido control “eugenésico” previo), volvemos a encontrarnos con una distinción que no  me atrevo a calificar como correcta. ¿Se debe decir al respecto algo desde el ámbito de la Bioética? Y, sobre todo: ¿qué criterios científicos avalan que se actúe de esta manera?

4.- La vulneración del consentimiento de la mujer a la hora de elegir el donante.

Si el principio básico para la aplicación  de la técnica de reproducción asistida es la libre decisión (artículo 3.1.  de la Ley 14/2006, ¿Qué sentido tiene que el artículo 6.5. de la Ley 14/2006 se establezca que “…En la aplicación de las técnicas de reproducción asistida, la elección del donante de semen solo podrá realizarse por el equipo médico que aplica la técnica, que deberá preservar las condiciones de anonimato de la donaciónEn ningún caso podrá seleccionarse personalmente el donante a petición de la receptora. En  todo caso el equipo médico correspondiente deberá procurar la mayor similitud fenotípica e inmunológica posible de las muestras disponibles con la mujer receptora…”

Personalmente, creo que en esta norma subyace un poso muy notable de hipocresía: ¿cómo se puede justificar que, sometida una mujer a una técnica que requiere su consentimiento y una información  acerca de los posibles riesgos, etc, se le niegue la elección de los gametos masculinos que se van a utilizar? ¿por qué motivo se reconoce ese derecho solo a los médicos?. Imagino que se trata de aparentar que no se está en un supuesto de “embarazo a la carta” -que, desde el punto de vista de lo “políticamente correcto” debe ser algo deleznable-, cuando en la realidad, en buena parte sí se trata de un embarazo a la carta, porque se sabe que el donante ha pasado un “filtro” eugenésico. Si la técnica aplicada es de implantación de preembrión, se supone que las características de la donante del óvulo y del donante del espermatozoide -si estas últimas se conocen- podría resultar mas difíciles de prever cuales eran las que  serían dominantes en el nuevo ser, pero ¿Qué razón ética o científica hay para impedir que una mujer decida ser fecundada con gametos masculinos de una raza que no es la suya? ¿O para preferir determinadas características fenotípicas en el donante que, quizás, sean las que acaben apareciendo en el nuevo ser creado por medio de una reproducción asistida? Sería interesante revisar esto desde el ámbito de la Bioética, porque por mas vueltas que le doy no encuentro razones suficientes para mantener este artículo, máxime desde el punto de vista de la sustitución de la voluntad de la mujer por la del equipo médico. Si son varios médicos ¿cómo deciden?¿por votación democrática?¿y si se produce un empate entre ellos?¿alguno tiene un “voto de calidad”?¿en el equipo médico entran los o las enfermeros/as y los auxiliares de clínica?

 6.- La discriminación de las parejas homosexuales masculinas respecto de las parejas homosexuales femeninas.

En el artículo  6.1., párrafo segundo, de la Ley 14/2006 se dispone  que “…La mujer podrá ser usuaria o receptora de las técnicas reguladas en esta Ley con independencia de su estado civil y orientación sexual…”

Dado que en el artículo 10 se prohíbe la “gestación por sustitución”, y que las parejas homosexuales masculinas solo podrían optar a esta posibilidad, se está discriminando a las mismas en relación a las parejas homosexuales femeninas, una de cuyas integrantes se podría someter a las técnicas de reproducción asistida y crear una familia biológica. Convendría reflexionar sobre esto.

5.- La confidencialidad en la investigación biológica y/o genética

- Confidencialidad. Secreto médico. ¿Se puede comunicar al cónyuge o pareja  los resultados obtenidos, o hallazgos colaterales obtenidos (aunque el fin de la investigación fuera genética), por ejemplo que la persona  partícipe en la investigación biomédica es portadora de una enfermedad como el SIDA?. Creo que convendría REVISAR, desde el ámbito de la Bioética, el tema de la confidencialidad, sobre todo cuando las informaciones obtenidas sean ESENCIALES para determinadas personas.

Voy a relacionar una serie de preceptos legales en la materia, e intenten extraer Vdes. mismos sus conclusiones.

En el artículo 4.5, párrafo segundo de la Ley 14/2007, de investigación biomédica se establece que, aún cuando  la persona que participe en una investigación biomédica tiene derecho a no ser informada (si así lo ha pedido), incluidos los descubrimientos inesperados que se pudiera producir, se establece que “…No obstante, cuando esta información, según criterio del médico responsable sea necesaria para evitar un grave perjuicio para su salud o la de sus familiares BIOLOGICOS, se informará a un familiar próximo o a un representante, previa consulta del comité asistencial si lo hubiera. En todo caso, la comunicación se limitará exclusivamente a los datos necesarios para estas finalidades…”. Este texto se reitera en el artículo 49. 2, inciso final. En el artículo  54 de la misma Ley 14/2007, referido al “cribado genético” (programa de salud pública, dirigido a la identificación en individuos de determinantes genéticos, para los cuales una intervención médica precoz pudiera conducir a la eliminación o reducción de la mortalidad, morbilidad o discapacidades asociadas a tales determinantes, según el artículo 3, g) se hace una remisión a la regulación  establecida en la Ley 14/2007 para los análisis genéticos, por lo que cabe entender que también queda comprendida la posibilidad de esta información a familiares biológicos.

Límites de los análisis genéticos (artículo 9.2, Ley 14/2007): “…Solo podrán hacerse pruebas predictivas de enfermedades genéticas o que permitan identificar al sujeto como portador de un gen responsable de una enfermedad, o detectar una predisposición o una susceptibilidad genética a una enfermedad, con fines médicos o de investigación médica…”

Artículo 47, Ley 14/2007.- Información previa a la realización de análisis genéticos con fines de investigación en el ámbito sanitario.

Antes de prestar el consentimiento, la persona que se someta a estos análisis deberá recibir la siguiente información por escrito: …5. Advertencia de la implicación que pueda tener para sus familiares la información que se llegue a obtener y la conveniencia de que él mismo, en su caso, transmita dicha información a aquéllos…”. Esto se reitera en el artículo 59, i) de la misma Ley.

Artículo 48.2, párrafo segundo, Ley 14/2007: “…El acceso de los familiares biológicos a la información derivada del análisis genético del fallecido se limitará a los datos genéticos pertinentes para la protección de la salud de aquellos…”.

Artículo 51.1, inciso final: “…Solo con el consentimiento expreso y escrito de la persona de quien proceden se podrán revelar a terceros datos genéticos de carácter personal…”

Artículo 18.4 de la Ley 41/2002, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica: “…Los centros sanitarios y los facultativos de ejercicio individual solo facilitarán el acceso a la historia clínica de los pacientes fallecidos a las personas vinculadas a él, por razones familiares o de hecho, salvo que el fallecido lo hubiese prohibido expresamente y así se acredite. El cualquier caso, el acceso de un tercero a la historia clínica motivado por un riesgo para su salud se limitará a los datos pertinentes. No se facilitará información que afecte a la intimidad del fallecido ni a las anotaciones subjetivas de los profesionales, ni que perjudique a terceros…”

Consecuencias que derivan de todo lo anterior:

  1. La existencia de una enfermedad genética- grave o no- transmisible a la prole, NO se puede comunicar a la pareja o cónyuge de la persona en la que se ha detectado. ¿Se consagra el derecho al engaño en un tema tan serio? ¿Qué se puede decir de esto desde el ámbito de la Bioética?. De conocer esto el cónyuge o pareja de hecho, quizás podría decidir no tener hijos con el portador de la enfermedad. ¿Qué es lo que se está protegiendo aquí? ¿Qué justificación científica o moral hay para dejar desprotegido a quien puede ser una víctima del silencio culpable del que se sometió a una investigación?
  2. Los descubrimientos accidentales dentro de una investigación genética no se pueden comunicar (caso del SIDA, etc). ¿Por qué ha de primar el secreto y la confidencialidad frente al derecho a la vida y la salud de quien está relacionado con el enfermo o portador de la enfermedad, deficiencia o problema genético?. Evidentemente, hay mucha labor por hacer, y, sobre todo, en este tema de la protección de datos

Código Penal vigente:

Artículo 149.-

  1. 1.El que causara a otro, por cualquier medio o procedimiento, la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica, será castigado con la pena de prisión de seis a 12 años.

Bien, esta conferencia ya ha sido demasiado larga y no debo abusar de la paciencia de Vdes., a los que agradezco su atención.  Como verán, no me he detenido  en todos los problemas de Bioética vinculados a la manipulación de la verdad científica por razones obvias, solo tomé en consideración los que me parecían mas llamativos. Como les dije desde el principio, mi intención era sembrar la duda en relación a “lo científico” para trasladar luego las conclusiones (y, naturalmente, las dudas) al ámbito propio de la Bioética.

Ya que al principio utilicé una cita evangélica, voy a terminar con otra, en este caso del Evangelio de San Juan que, aunque literalmente no es así, sin embargo es como la conocemos: “La verdad os hará libres”…hombre, hay opiniones al respecto...baste con pensar en como acabó Jesús de Nazaret por divulgar su verdad. Además, está comprobado históricamente que muchos acabaron encarcelados precisamente por decir la verdad, o sea que la verdad no les hizo libres, antes al contrario, y estoy pensando el Galileo Galilei. Pero  no por ello debemos desanimarnos a la hora de afrontar una necesaria revisión de criterios y de leyes que no siempre se ajustan a lo que se necesita en cada momento.

Además, el verdadero problema radica en como llegar a conocer esa verdad. A veces, afortunadamente, se cuenta con la ayuda inestimable de alguien que te facilita la labor. Personalmente, en mi caso ha sido la experiencia profesional la que me proporcionó un instrumento valiosísimo: el conocimiento del ser humano y su comportamiento cuando está metido en conflicto y, por ende, de los medios  (entre ellos, los “científicos”) de que se vale para resultar victorioso en sus batallas. Se trata de una ayuda y aprendizaje indirecto, pero aprendizaje en resumidas cuentas. Pero, en la historia y en la mitología hay ejemplos de ayudas inestimables, por ejemplo la que prestó Ariadna, la hija del rey Minos de Creta, al ateniense Teseo, que venía dispuesto a liquidar al Minotauro, encerrado en el laberinto de Creta. Ariadna, para que su amado sobreviviera, le facilitó un hilo muy largo, que él debería ir dejando a su paso, para poder encontrar el camino de regreso una vez concluida su misión.

Eliminado el Minotauro y habiendo salido Teseo del laberinto, se llevó a Ariada con él…pero, el muy desalmado, la acabó abandonando en la isla de Naxos, lo que pone de manifiesto que aquellos que ayudan a localizar la verdad (en este caso, era el camino de vuelta y salida del laberinto) no reciben siquiera el agradecimiento de quienes utilizaron su ayuda.

Respecto de lo que le sucedió a Ariadna después de haber sido abandonada, la mitología tiene diversas versiones: suicidio, etc. PERO prefiero quedarme con una versión que es, en mi opinión, la mas favorable de todas: Ariadna se acabó casando con el dios Dionisos, con el que tuvo varios hijos, y con el que se fue a vivir al Olimpo, donde nunca tuvo que pagar renta, hipoteca, IBI, tasas de basuras ni similares…

Por eso, quizás no sea tan difícil encontrar a alguien que te preste ayuda en la búsqueda de la verdad cuando no se pueda llegar a ella con los solos y propios medios,  para poder remover algunos de los pesadísimos dogmas que hay en nuestra materia. Yo, al menos, les animo a la búsqueda de la verdad por cualquier medio…y, simultáneamente, no puedo dejar de advertirles de los riesgos, claro…

En Gijón, a 2 de febrero de 2016.   Luis Roda García