Los participantes en el III Congreso Mundial de Bioética organizado por la SIBI y celebrado en Cuenca del 27 de septiembre al 1 de octubre de 2004, adoptaron en la sesión plenaria de clausura, por unanimidad, el siguiente comunicado:

Reafirmar el mensaje hecho público por el Comité Científico de la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI) en el Palacio del Consejo de Europa, en Estrasburgo, el 28 y 29 de Enero del 2003, que dice: “La inteligencia humana ha de usar todos los medios posibles para evitar la guerra, y poner el conocimiento científico y tecnológico a favor de la paz y la libertad”.

Apoyar y reafirmar las Declaraciones del I y II Congresos Mundiales de la SIBI llevados a cabo en Gijón en 2000 y 2002.

Afirmar que el acceso al agua de buena calidad es un derecho humano básico. Por lo tanto, señalar las responsabilidades sociales y de la bioética en cuanto a la promoción de los medios para asegurar agua limpia y sanidad efectiva como un prerrequisito básico de protección de la dignidad humana, haciendo hincapié en el respeto a todas las formas de vida y reconociendo la diversidad biológica y cultural como las riquezas que necesitamos mantener en el esfuerzo de construir la paz y el entendimiento común.

Apoyar el uso de las tecnologías de la información, de las comunicaciones y de los medios educativos para la difusión y divulgación de la bioética en la búsqueda de una mejor comprensión y manejo de contenidos. Los comunicadores deberán disponer de los conocimientos precisos para publicar cada información con calidad, rigor y neutralidad. Por su parte la información científica debe ser actualizada, veraz y fundada en cuanto concierne a las posibilidades y expectativas de aplicación de los procedimientos.

Profundizar el debate acerca de las células madre de diferente procedencia, teniendo por indispensable lograr una normativa adecuada y los fondos precisos para su investigación y posibles usos terapéuticos.

(English)