“La gemelación artificial consiste en la división de un embrión en dos. Se ha sugerido que este método podría ayudar a parejas en que la mujer produce pocos óvulos y se obtienen pocos embriones, de ella; sin embargo su aplicación no sería recomendable porque la técnica es agresiva y podía destruir los embriones, la efectividad sería baja ya que probablemente se aplicaría a mujeres mayores con fracasos previos de FIV, y finalmente, el resultado no es recomendable y la producción de individuos idénticos esta prohibida por el Código Penal y por el Protocolo europeo de la Convención que se firmó aquí en Asturias”.

ACTA Nº 2
GIJÓN (España) 27.11.98

(English)