IV Congreso Mundial de Bioética (Gijón, España, 2005)

ADVIRTIENDO

Que la dignidad humana es un atributo exclusivo de todos los seres humanos y su reconocimiento un derecho fundamental que es base de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de cada persona y de toda la humanidad, que debe ser respetado y protegido.

Que la violencia de cualquier género -física, psíquica, emocional, moral, técnica, ambiental, social, económica u otras- es una conducta inaceptable, anti-social y contraria a la dignidad humana.

Que la guerra, el terrorismo, la violencia, el abuso de poder y el mal uso de la ciencia y la tecnología son perjudiciales para la Humanidad y que tales actos están aumentando en número e intensidad y a menudo se están llevando a cabo con total impunidad

Que el uso de armas biológicas y químicas es particularmente cruel por afectar indiscriminadamente a poblaciones civiles y está prohibido en múltiples documentos internacionales y regionales, tales como:

El Protocolo de Ginebra de 17 de junio de 1925

La Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas bacteriológicas (biológicas) y toxinas y sobre su destrucción, que se abrió a la firma en 1972 y entró en vigor en 1975, Anexo a la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas nº 2826 (XXVI).

La Declaración Universal del Genoma Humano y los Derechos Humanos de 11 Noviembre 1997.

La Declaración "Compromiso Universal por la dignidad humana". II Congreso Mundial de Bioética SIBI (Gijón, España, 2002).

La Declaración Universal de Bioética y Derechos Humanos- 2005.

RECORDANDO el llamamiento del Comité Internacional de la Cruz Roja sobre Biotecnología, Armas y Humanidad.

AFIRMANDO que la dignidad individual y colectiva humana se niega:

Si permanecemos indiferentes a las agresiones a los países más débiles por parte de los más fuertes.

Si continuamos recurriendo al uso de la fuerza, incluyendo el terror, para resolver nuestras diferencias en vez de construir puentes de tolerancia, comprensión y comunicación constructiva

CONVENCIDOS de

Que todo ser humano tiene la obligación moral no solo de defender la dignidad, sino también la obligación de velar y denunciar los atentados contra la misma.

Que la Bioética reconoce una responsabilidad específica en denunciar las violaciones de la dignidad humana, y abogar por la proscripción del empleo de conocimientos, técnicas y medios biológicos para destruir y aniquilar a seres humanos y al entorno natural en que viven.

EXPRESAMOS el firme Compromiso de

Avanzar decididamente hacia un nuevo orden mundial justo coparticipado, corresponsabilizado, cooperativo, sostenible, equitativo y solidario para terminar con los conflictos armados, las guerras y el terrorismo.

Adoptar y fomentar las medidas y las actitudes individuales, sociales y políticas para vencer la intolerancia y la violencia en todas sus formas y para que se imponga el respeto efectivo de la dignidad humana

Abogar por la destrucción de toda arma biológica existente, rechazar estrategias militares con la convocatoria de profesionales biomédicos a colaborar en la elaboración, el empleo y fomento de armas biológicas, y condenar públicamente los incumplimientos de los acuerdos internacionales.

Solicitar la participación de representantes de la Bioética en las comisiones que elaboran y controlan estos acuerdos

Condenar la participación de expertos, técnicos y científicos en el desarrollo de armas biológicas

Condenar la incorporación de las instituciones de salud pública a planes para desarrollar programas conducentes a disponer de armas biológicas que, bajo la excusa de ser tácticas defensivas, pueden ser aplicados como represalia contra otros

Construir bases teóricas coherentes contra los argumentos que facilitan apoyo a las guerras religiosas, tortura, y la ética de las guerras.

Exigir (urgir) a todos los Gobiernos que lleven a cabo sin demora las acciones precisas para hacer efectiva esta Declaración.

Divulgar ampliamente el presente compromiso a través de todos los medios de difusión, reclamando su urgente puesta en práctica.

Aprobada por asentimiento por el Plenario del
IV Congreso Mundial de Bioética
Gijón (ESPAÑA), 25 noviembre 2005

(English)